Changer de langue :

2 septiembre

ciclo India

Pandit Hariprasad Chaurasia

homenaje y encuentro con un gran maestro de la música india

del viernes 4 al domingo 6 de junio de 2010

A lo largo de un fin de semana excepcional, el musée du quai Branly propone a Pandit Hariprasad Chaurasia que presente su música, y la de artistas de su elección, durante cuatro conciertos y una clase magistral.

Una ocasión poco común de dejarse llevar por la inspiración de uno de los grandes maestros de la India contemporánea y de experimentar otra relación con el tiempo y el objeto musical.

Pandit Hariprasad Chaurasia. El maestro de la flauta bansuri y su conjunto.

Nacido en 1938 en Allahabad, cuidad sagrada donde confluyen dos ríos sagrados del hinduismo, el Yamuna y el Ganges, Hariprasad Chaurasia estaba predestinado a continuar con la profesión de su padre, luchador. A los 15 años, descubrió la canción clásica y recibió clases de su vecino en secreto, Pandit Raja Ram.

Más tarde, cuando escuchó un recital de flauta realizado por su futuro maestro Pandit Bholanath, decidió que se consagraría a ese instrumento. La flauta de bambú bansuri es por excelencia el instrumento de viento que mejor expresa el encuentro entre lo divino y lo natural. La imagen del Señor Krishna, seduciendo a las jóvenes campesinas gopis con sus melodías voluptuosas, evoca una naturaleza que invita a la contemplación a todos los sentidos.

Los hermanos Rajan y Sajan Mishra. El arte del khyal

Afirmándose sin duda como el género musical más conocido de la tradición erudita hinduista, el khyal (palabra árabe que significa «imaginación») se atribuye muchas veces al célebre poeta, músico, compositor y reformador, Amir Khusrau 1253-1325. Este arte muy valorado en el siglo XV en las cortes de los sultanes regionales y de los reinos hinduistas, llegó a su apogeo hacia 1730, época en la que florecía en Delhi una cultura indopersa refinada que adoraba la música. Poetas, prodigios del arte del canto Khyal, los hermanos Rajan y Sajan Mishra, profesan una devoción total a la diosa Saraswati, patrona de las artes, que hace nacer la armonía en su música.

Natya

danzas sagradas de India, de Assam a Orissa

del jueves 10 al domingo 13 de junio de 2010

Desde el lejano valle de Brahmapoutra, al pie del Himalaya, hasta los templos milenarios de Orissa, el Señor Krishna no deja de reencarnarse en la gesticulación graciosa de los monjes bailarines de Majuli (Assam), (Dirección artística: Sri Bhabananda Hazarika Borbayan; con la colaboración de la asociación Préserver Majuli) y en el arte acrobático de los niños bailarines Gotipuas de Raghurajput Heritage Village (Orissa). Dirección artística: Basanta Kumar Moharana.

Los monjes campesinos de la isla fluvial de Majuli encarnan, durante un sueño, a los dioses del panteón hinduista, particularmente al travieso Krishna, de encanto irresistible. Assam, región mítica del Himalaya situada en el lejano valle de Brahmapoutra, es el refugio del satriya, baile sagrado interpretado por los bhakat, esos monjes a la vez artistas y campesinos, de larga cabellera.

El satriya remonta al gran movimiento neovishnuita que comenzó en el siglo XV; creado por el maestro Sankaradeva para difundir las epopeyas fundadoras, su gesticulación se inspira del Natya Sastra (tratado dramatúrgico escrito en la linde del siglo II). Los jóvenes chicos gotipuas de Orissa llevan en su baile desde el siglo XVI la naturaleza andrógina de la divinidad. Su infancia acróbata y frágil esta dedicada al Señor Krishna, el pastor travieso que sedujo a Radha con su flauta divina en equilibrio sobre una pierna. Su destino es encarnar a la divinidad en el universo cerrado de los templos donde se mezclan inciensos, ofrendas y melopeyas encantadoras.