Changer de langue :

3 agosto

ceremonia del té

Viernes 1 y sábado 2 de diciembre de 2006 a las 15 h

Teatro Claude Lévi-Strauss

Entrada libre, gratuita y sin reserva dentro del límite de plazas disponibles

El musée du quai Branly se une al festival «Corea en el corazón», que conmemora el 120 aniversario de las relaciones diplomáticas entre Francia y Corea, presentando una ceremonia del té.

Esta ceremonia, seguida de una degustación de té, es propuesta por los miembros del prestigioso Instituto Panyaro para la Vía del Té, fundado en 1983 por Chae Won-hwa. Su Presidenta, la Sra. Chae Won-Hwa es la heredera del Venerable Monje Hyodang y perpetúa la tradición.

El té llegó de la China de los Tang a Corea en 828, durante el tercer año de reinado del rey Hungkok de Silla. En los flancos soleados del monte Jiri se plantaron por real decreto los primeros árboles de té. El té, utilizado esencialmente en las ceremonias búdicas, experimentó un desarrollo creciente hasta el final de la dinastía Koryo (918-1392). En aquella época, el sistema educativo coreano destinado a formar a los dirigentes incluía, además de las disciplinas habituales (filosofía, poesía, caligrafía y artes marciales), una iniciación al «arte del té».

Para Choi-I, gran letrado coreano, no se puede hacer trampa con el té ya que su armonía refleja la de la propia alma.

Existen algunas leyes para su degustación: el té se saborea tres veces, primero para apreciar el sabor, luego para sentir el olor y finalmente para dejarse seducir.

Programa

1. Presentación de la ceremonia del té

(duración: 10 mn)

por la Sra. Chae Won-hwa, Presidenta del Instituto Panyaro para la Vía del Té.

2. Ceremonia del té

(duración: 1 h)

Gongsu Seoncha (10-15 personas) 

Demostración de la preparación del té en hojas por la Sra. Chae Won-hwa y sus discípulos de manera tradicional (el zen del té moldea a la vez el cuerpo y el corazón).

Malcha Seoncha  (7-10 personas)

Demostración de la preparación del té en polvo.

Heongong Charye (7 personas) 

Ceremonia solemne para ofrecer el té a Buda, a los espíritus o a los antepasados, y marcar el fin del año.  En una noche iluminada por una miríada de estrellas y velas, se ofrece el té a las divinidades, conscientes del aliento del Año Nuevo que viene a iluminarnos y traernos esperanza.

Doksu Seoncha (1 persona)

Demostración de la preparación del té por la Sra. Chae Won-hwa, sumergida en una meditación profunda. (El zen del té es lo que tiene de más profundo y universal).

3. Degustación y debate en torno al té

(duración: 1 h / sala del teatro Claude Lévi-Strauss)