Changer de langue :

23 julio

otra navidad

Jouet créé pendant l'atelier L'autre jouet © musée du quai Branly, photo Cyril Zannettacci
Juguete creado durante el taller El otro juguete © musée du quai Branly, fotografía de Cyril Zannettacci

Por séptimo año, el musée du quai Branly renueva su compromiso con el Alto Comisariado de Naciones Unidas para los Refugiados y Aviación sin Fronteras para hacer que los niños que viven en campos de refugiados pasen una Navidad diferente.

Una ocasión para que los visitantes más jóvenes dialoguen y compartan con los niños del mundo, interrogándose al mismo tiempo sobre su propia visión de la Navidad.

Una gran colecta de juguetes en el museo

Cada niño lleva uno de sus juguetes para un niño que vive en un campo de refugiados y añade unas palabras para el niño destinatario.

Los niños son recibidos por un mediador, que les acompaña al separarse de su juguete y les explica el sentido de este gesto: no se trata de caridad, sino más bien de un intercambio. Por eso es necesario que los niños que dan uno de sus juguetes participen en un taller, durante el cual reciben una forma de jugar de un valor (no material, sino educativo) equivalente al del juego o juguete que han entregado.

 

 

Taller El otro juguete

Jouet créé lors de l'atelier : un autre Noël, janvier 2010 © musée du quai Branly, photo Cyril Zannettacci
el taller: Otra Navidad, enero de 2010 © musée du quai Branly, fotografía de Cyril Zannettacci

A cambio de su donativo, los niños (a partir de 6 años) participan en un taller de fabricación de juguetes elaborados con materiales reciclados, completando así este enfoque a través de la exploración de sus propias capacidades, la comprensión de las situaciones de juego de muchos niños en el mundo (uno de los juegos más extendidos en el mundo consiste en crear sus propios juguetes) y el interés lúdico, creativo e intelectual de diseñar y producir un objeto.

Cada niño podrá llevarse el juguete que haya fabricado.

información práctica

  • Del miércoles 26 de diciembre de 2012 al domingo 6 de enero de 2013
  • De 14.30 a 17.30 horas.
  • Para familias con niños a partir de 6 años
  • Entrada libre y gratuita hasta completar aforo

Desde octubre de 2006, más de 9.500 niños han participado en El otro juguete.

 

¿qué juguetes regalar?

Juegos de construcción, peluches, muñecas o balones son bienvenidos.

  • Están desaconsejados  : los juguetes que hacen referencia a la guerra (armas, soldados, vehículos militares). Lo cierto es que, para muchos niños refugiados, estos objetos no serían percibidos como juguetes.
  • A menudo, los refugiados viven en condiciones materiales precarias (de ahí la necesidad de enviar juguetes); por tanto, es mejor evitar los juguetes electrónicos o con pilas.
  • Los juguetes no siempre se envían a países francófonos:  los juguetes que exigen el dominio de la lengua escrita  (juegos de sociedad, juegos de preguntas) no podrán ser utilizados.

Los repartos de juguetes


distribution de jouets aux enfants des réfugiés Rohingas des camps de Cox’s Bazar au Sud du Bangladesh © ASF, photographies Yves Marre
Reparto de juguetes a los hijos de los refugiados rohingas de los campos de Cox's Bazar, en el sur de Bangladesh © ASF, fotografías de Yves Marre

Gracias a las organizaciones no gubernamentales implantadas en los países de acogida y que trabajan con ACNUR, los juguetes son repartidos cada año en los campos de refugiados después de Navidad.

próximamente: el blog del proyecto

Para conocer el funcionamiento de esta gran colecta de juguetes destinada a niños refugiados de todo el mundo, saber cómo participar, descubrir cómo juegan los niños del mundo y fabricar un juego, visite desde principios de diciembre el blog de El otro juguete.

Los colaboradores del proyecto

el alto comisariado de naciones unidas para los refugiados

La misión de ACNUR consiste en dirigir y coordinar las acciones internacionales dirigidas a proteger a los refugiados y a resolver los problemas de los refugiados en todo el mundo. La organización tiene como objetivo proteger los derechos y el bienestar de los refugiados. ACNUR se esfuerza por garantizar que cualquier persona pueda ejercer el derecho de solicitar asilo y de encontrar un refugio seguro en otro Estado, con la opción de regresar a su hogar voluntariamente, integrarse en el lugar de acogida o instalarse en un tercer país. ACNUR tiene también la misión de proteger a los apátridas.

Aviation Sans Frontières

ASF lleva a cabo misiones humanitarias entre los más desfavorecidos en el corazón de países en vías de desarrollo desde hace más de treinta años. Aporta un apoyo indispensable a numerosas ONG, que recurren a ella habitualmente. Gracias a la generosidad y a las habilidades de sus voluntarios y a la logística aeronáutica de la que dispone, la asociación ASF representa el punto de unión entre los que dan y los que sufren.

Avec la contribution de la FAAS

Pour la récolte des jouets, la Fédération des Associations d’Anciens et d’Adultes du «Scoutisme Français» (FAAS) soutient le musée du quai Branly. FAAS est une association française loi 1901, affiliée à l’Amitié Internationale Scouts et Guides. Ses objectifs sont les suivants : veiller au respect de la vie et des droits de la personne, promouvoir la justice et la paix et enfin contribuer à la compréhension internationale plus particulièrement par l’esprit d’amitié, la tolérance et le respect d’autrui.

pour en savoir plus sur la FAAS

El proyecto en la política cultural del museo

Este proyecto se enmarca dentro de la lógica de desarrollo sostenible aplicada por el musée du quai Branly: propone un cuestionamiento de los valores asociados a la fiesta de la Navidad en nuestra sociedad de consumo y una mirada diferente a lo que consideramos como desechos. Se trata también de recordar que los niños refugiados son, ante todo, niños; que, por supuesto, necesitan alimentarse, tener un techo o vestirse, pero también jugar para ser felices y crecer.

Forma parte de un proceso de intercambio cultural entre niños (y no solo de una obra estrictamente humanitaria). Para respetar el principio de proyecto compartido (yo te enseño cómo juego haciéndote llegar uno de mis juguetes; a cambio, aprendo uno de tus juegos) es necesario que el juguete llevado al museo haya pertenecido realmente a un niño y no sea nuevo. Pero, por supuesto, los niños refugiados son como cualquier otro niño: les gustan los juguetes en buen estado.