Changer de langue :

23 septiembre

CON EL PATROCINIO DE

Los Maestros del desorden

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva

 

DEL MIÉRCOLES 11 DE ABRIL AL DOMINGO 29 DE JULIO DE 2012

  • Galería Jardin
  • Entrada Exposiciones temporales y entrada conjunta

COMISARIOS

  • Jean de Loisy, con la colaboración de Sandra Adam-Couralet
  • Nanette Jacomijn Snoep, responsable de la colección de Historia del musée du quai Branly

ASESOR CIENTÍFICO

  • Bertrand Hell, profesor de Etnología en la Universidad de Franche-Comté

Algunas de las obras incluidas en la exposición pueden herir la sensibilidad del público, en particular la de los niños.

Avance de la exposición

La exposición

 

En la mayor parte de las culturas, hay tradiciones que escenifican fuerzas opuestas que se disputan el mundo en una lucha necesaria e interminable. Cualquier orden, incluido el orden divino, es esencialmente imperfecto, limitado y está amenazado por la implosión. Esta conciencia del desorden parece ser común a todas las civilizaciones, y las fuerzas perturbadoras, necesarias para el equilibrio del universo y para su continuidad.

 

Articulada en tres grandes secciones –el orden imperfecto, el dominio del desorden y la catarsis–, la exposición analiza el concepto de desorden a través de las diferentes formas de negociación empleadas para contenerlo.

La exposición se interesa por las figuras del desorden, inscritas en el panteón de nuestras creencias y culturas, desde Dioniso a Set Tifón, y por los técnicos, chamanes y otros intermediarios llamados aquí «maestros del desorden», encargados de las negociaciones con las fuerzas del caos. En este compromiso permanente entre turbulencia y razón, los ritos son la forma privilegiada de negociación con las potencias que gobiernan las sociedades humanas. Paralelamente a estos rituales sagrados, las fiestas, bacanales, carnavales o fiestas de los locos parecen ser el otro medio, profano, que autoriza el desencadenamiento de las pulsiones transgresoras.

Los maestros del desorden presenta objetos, trajes y representaciones procedentes de las grandes colecciones antropológicas, pero también obras de artistas contemporáneos como Annette Messager, Jean-Michel Alberola o Thomas Hirschhorn.

la websérie autour de l'exposition

En parallèle à l'exposition, découvrez notre websérie autour des "Maîtres du désordre" : des rencontres avec quatre artistes exposés, des interviews du commissaire et du conseiller scientifique, les présentations de la scénographie et de l'espace "Paroles d'initiés". 

Itinerario de la exposición

La exposición se organiza en torno a tres grandes secciones: el desorden del mundo, el dominio del desorden y la catarsis. Las instalaciones de los artistas contemporáneos (Thomas Hirschhorn, Anne Charlotte Finel, Annette Messager, Jean-Michel Alberola…), que hacen «legibles» en un lenguaje contemporáneo signos y comportamientos de los que pensábamos habernos liberado, escenifican o introducen cada sala temática.

El desorden del mundo

 

EL ORDEN IMPERFECTO

Nada más entrar, Outgrowth, obra de Thomas Hirschhorn, con sus globos terráqueos tumefactos, proporciona una idea del desorden del mundo.

LOS PODERES DEL DESORDEN

La muerte, el dolor, las catástrofes naturales y las guerras ponen de manifiesto la imperfección del mundo y dan fe de la impotencia de los dioses de las religiones establecidas, de su silencio o de su distancia.

En respuesta a esta impotencia, surgen, al margen de todos los panteones, figuras transgresoras que rebasan los límites: Set Tifón, Dioniso, el espíritu del Trueno del Oeste, Legba, etc. Figuras de desestabilización, oponen el exceso desatado al orden gobernado por la razón, introducen la confusión en el ordenamiento de los códigos y en la condición de los seres. Encarnan el movimiento y la fuga de los marcos sociales y revelan un desorden generador en pugna con la cerrazón de los sistemas.

Su existencia, repetida en la mayor parte de las tradiciones, pone de manifiesto el carácter indispensable del desorden en la puesta en marcha del mundo. Una ambivalencia fundamental: este desorden mantiene el orden de las cosas.

ACTIVACIÓN DE LAS FUERZAS

La exposición presenta un verdadero altar vudú activado para la exposición por un sacerdote «hechicero de la risa loca» togolés. Hecho de madera, barro, hierro oxidado, huesos, sangre y de otros materiales humildes, es efímero y pertenece al mundo nómada. Al activarlo, pone en movimiento las fuerzas y permite comunicarse con los espíritus.

El dominio del desorden

El rito es la forma privilegiada de negociación con las figuras del desorden. Se celebra para tener tratos con los poderes que gobiernan las sociedades humanas. Es un esfuerzo realizado para dominar los infortunios, los desequilibrios personales, sociales o ecológicos y su único objetivo es la armonía social y el mantenimiento de las regularidades naturales.

Pero, en la mayor parte de los regímenes animistas, los agentes del infortunio son seres de otro mundo, y debe existir un intercesor, especialista en lo sobrenatural, que actúe de mediador entre estos dos polos. Negocia con sus aliados, los espíritus multiformes de naturaleza variable, genios antropomorfos o avatares de dioses y de ancestros prestigiosos.

LOS INTERCESORES

Personajes liminares, son, por definición, marginales. Rompen la separación entre mundos normalmente disociados: lo masculino y lo femenino, el mundo de los vivos y el de los muertos, el de los animales y el de los hombres. Sin ser designados, sino elegidos por el otro mundo, tras una instrucción pasan a ser iniciados, capaces de asumir las duras negociaciones con los espíritus.

Su dominio de las fuerzas permite a los «maestros del desorden» curar y, por lo tanto, exorcizar, proteger, encantar o desencantar, predecir o describir los trastornos que causan los infortunios, pero, en cualquier caso, su papel es restablecer los desequilibrios cósmicos que están en el origen de los desórdenes ecológicos, psicológicos o humanos.

LOS PAYASOS SAGRADOS

Entre los hombres-límite, algunos se distinguen por su condición de payasos: son los bufones rituales de Norteamérica, que tienen equivalentes en África y, a veces, en Oceanía. Estos payasos están lejos de ser un simple divertimento: representan a los héroes trickster. Estos bufones ceremoniales tienen la función de hacer evidente lo censurado, lo negado, lo reprimido.

VIAJES CÓSMICOS Y PSICONAUTAS

El viaje permite al intercesor ir a negociar con los espíritus celestes o subterráneos. Vuelos mágicos, ritos de ascensión de una escalera, de un árbol cósmico o de un mástil, experiencias estáticas de levitación, pero también viajes al fondo del mar con un pescado, bajo tierra con una hormiga o a lomos de un animal volador... los maestros del desorden son los técnicos del difícil paso del abismo espacial que nos separa del mundo de los espíritus. Se presentan algunos vehículos empleados por los viajeros cósmicos: sillas, escaleras mapuche, bastones buriatos con cabezas de caballo, tambores, etc.

Empleados en numerosas culturas, los psicotrópicos abren la vía hacia los espíritus, dan pie a la comunicación y permiten una gran movilidad del alma. Una serie de objetos taínos, inhaladores, morteros, cucharas, platos para la cohoba o espátulas vomitivas ilustra esta práctica en las Antillas Mayores.

Característica de nuestro tiempo, se ha desarrollado un gran interés por el neochamanismo, asociado al movimiento New Age y al uso de psicotrópicos tradicionales (ayahuasca, peyote o iboga).

Para hacer referencia a esta corriente, una gran escultura en vidrio de los artistas Berdaguer y Péjus sumergirá al espectador en un «Jardín de adicción», con lazos de frascos de perfume gigantes, aromas de sustancias diversas (alcohol, cocaína, hierba, opio...), todas ellas responsables de un estado de dependencia en el hombre.

METAMORFOSIS

El «maestro del desorden» ejerce un arte oral y teatral. En ciertas regiones, debe ser capaz de metamorfosearse en animal para la caza, para la curación o para el viaje. A través del canto, del sonido, de los psicotrópicos, de las máscaras o, simplemente, concentrándose, su cuerpo se abre al otro mundo. Su comunicación con el mundo superior se demuestra por el efecto de esta transformación. El ropaje animal que lleva no es un simple disfraz: ilustra la capacidad del chamán de elevarse hacia los distintos mundos de los espíritus. Esta «salvajización», este zoomorfismo, es un pilar fundamental de muchas sociedades cuyas culturas niegan la división en reinos. El papel de los espíritus auxiliares es, en estos casos, fundamental. Son el álter ego o el soporte de la encarnación temporal del «hombre límite», que puede convertirse en espíritu animal: pez, pájaro, reno o ballena. 

Linograbados de Picasso (autorretratos del artista como fauno) y un vídeo de la artista contemporánea Chloe Piene hacen eco a estos rituales animistas de metamorfosis, evocando en diferentes etapas el proceso mental de transformación del artista, dando rienda suelta a su animalidad.

EL BAZAR DE LAS FUERZAS

Con el fin de negociar con los espíritus, se hace necesaria la fabricación y manipulación de diversos objetos, receptáculos de esta fuerza cósmica. 

Esta sección presenta un gran «bazar» que reúne, en un desorden aparente, los elementos necesarios para la activación de las fuerzas en diferentes culturas: bastones, recipientes, libros mágicos, sonajeros, estatuillas, etc.

ENFERMEDAD

Al desorden cósmico responde el desorden individual, ilustrado, entre otras cosas, por la enfermedad. En esta parte se presentan objetos africanos y europeos que evocan este estado de «grotescos», cuerpos deformados por diferentes males.

EXORCISMO

En respuesta a la enfermedad, llega la noción de exorcismo, ilustrada en la exposición por el rito de exorcismo de Sri Lanka. Se trata de localizar el origen del desorden y de expulsarlo, restaurando así el bienestar del paciente y provocando su regreso a la «normalidad». Dancing my cancer, de Anna Halprin, obra presentada en este espacio, muestra a la artista realizando una performance para conjurar su propia enfermedad.

Palabras de iniciados

En el centro del recorrido, «maestros del desorden contemporáneos» de diferentes culturas vivas aún hoy, interrogados por Bertrand Hell y otros etnólogos, comentan los diferentes temas de la exposición. Fruto de un cuidadoso trabajo de recopilación, su palabra viva y fuerte se presenta en un «Árbol-chamán» cuyas catorce ramas llevan sendas pantallas dedicadas a un área cultural: México (huicholes), Marruecos (gnawa), Tayikistán, Uzbekistán, Líbano, Amazonia, Siberia...

Catarsis

Si el trabajo y el ritmo de los días mantienen el orden del mundo, el desencadenamiento de los cuerpos en la efervescencia de la fiesta es el momento de la suspensión de este orden. Estos excesos son necesarios para la renovación de la naturaleza o de la sociedad; todo lo que existe vuelve entonces a rejuvenecer, y el desgaste de lo sagrado, expresado sobre todo por los tabús y las expiaciones, vuelve a hacerse soportable por medio de estas purgas.

LA MUSICALIDAD

El tiempo del trance es un tiempo de sacrificio. El cuerpo animalizado del poseído o de la poseída es ofrecido a la naturaleza superior. Puede sufrir metamorfosis, encarnar fragmentos de un mito colectivo. El desorden de su cuerpo acredita la realidad del contacto. Movido por la dramaturgia organizada por el iniciado, llevado por la música, alcanza otro nivel de percepción, participando en un ritual colectivo o siendo sujeto de un trabajo individual destinado a curarlo.

A través de dos ejemplos, tomados del sur de Italia y de Haití, se trata de dar un espacio propio al desencadenamiento corporal, no solo como una pulsión histérica, sino, sobre todo, porque está controlado de principio a fin, en su función social. La danza agitada es una performance catártica.

LAS BACANALES Y LAS FIESTAS DEL DESORDEN

Excesos colectivos, prácticas rituales que provocan una inversión de los roles, evocación de un universo del que se ha apoderado el desorden, todo ello pertenece a una tradición popular ancestral. Desde las Sáceas babilónicas a las Bacanales, pasando por las fiestas de los locos de la Edad Media, las fiestas de las calendas y los diversos carnavales, transformados a lo largo de los siglos en las distintas regiones del mundo, dan fe de un mecanismo de transgresión trasladado poco a poco de la esfera de lo sagrado a la de lo profano.

CONJURAS PROFANAS

Los nuevos «maestros del desorden» son, en nuestro mundo profano, actores o artistas que cuestionan el orden de las convenciones que nos rodean. El espacio dedicado a esta cuestión ha sido confiado al artista Arnaud Labelle-Rojoux en cuanto a la organización y el diseño de un desorden mediante diferentes instalaciones de artistas contemporáneos. Esta instalación tomará la forma de una carroza de carnaval, reuniendo a la «cofradía» de artistas que se burlan de la sociedad.

La exposición termina con la proyección del vídeo Quarta-Feira de Cinzas / Epilogue, realizado por los artistas brasileños Rivane Neuenschwander y Cao Guimaraes: al término de lo que podría haber sido un carnaval, unas hormigas transportan uno por uno unos confetis multicolor, formando una especie de ballet con apariencia de reciclaje de desperdicios. La fiesta ha terminado.

El proyecto escenográfico

El proyecto escenográfico, diseñado por la agencia Jakob+MacFarlane con ocasión de la exposición Los maestros del desorden, dibuja y estructura un gran espacio tubular subdividido en células que presentan los diferentes temas artísticos. Este espacio toma la forma de un sistema en cuyo interior se proyecta el visitante, sumergido y expulsado al final del recorrido. Se trata de una verdadera experimentación e iniciación del público mediante un camino exploratorio. La escenografía subraya los distintos universos, marca el ritmo del descubrimiento de las obras por parte del público y crea una evolución dinámica que conduce y hace avanzar al espectador en un circuito abierto, no fijado en el tiempo ni en el espacio. Es un viaje iniciático que invita al espectador a explorar temáticas variadas y a sufrir en sí mismo una transformación a medida que avanza en el recorrido. Esta mutación se hace posible no solo por el contenido conceptual de la exposición, sino también por la escenografía.

Más información sobre la agencia Jakob+MacFarlane

Itinerancia

La exposición se presentará en el  Kunst-und Ausstellungshalle der Bundesrepublik Deutschland (Bonn, Alemania) del 31 de agosto al 2 de diciembre de 2012 y en la  "Fundació La Caixa (Madrid, España)" del 7 de febrero al 19 de mayo de 2013.

Patrocinadores de la exposición en los medios

logo de l'express    logo dnouveau paris ile de france   logo d'UGC    logo de france 5   logo de france o

logo de libération   logo    logo de france inter