Changer de langue :

1 julio

y

Dogon


La exposición DOGÓN presenta la historia del arte y la cultura dogón, desde el siglo X hasta nuestros días, a través de más de 330 obras excepcionales provenientes de colecciones del mundo entero y reunidas por primera vez en Francia.

  • galería jardín
  • billete de entrada Exposiciones temporales y billete doble

del martes 5 de abril al 24 de julio 2011

comisaria: Hélène Leloup, especialista del arte dogón

la exposición

El arte de los dogón de Mali es uno de los más conocidos entre las obras provenientes de las culturas de África.

Además de las obras maestras que le han dado renombre al arte dogón, la exposición presenta piezas utilizadas en las ceremonias religiosas, o incluso de uso cotidiano, que evocan las preocupaciones metafísicas y estéticas de las poblaciones que las produjeron. La tipología de estos objetos, de técnicas virtuosas y variadas, ha sido raramente revelada en comparación con las grandes piezas de arte estatuaria.

Un conjunto único de obras maestras ineludibles y de piezas inéditas de la vida cotidiana recorren los más de diez siglos de historia de los asentamientos de este pueblo así como sus influencias artísticas y culturales.

La exposición creada en el museo del quai Branly pretende restituir toda la fuerza del arte y de las esculturas concebidas por los dogón, ya se trate de madera o de metal, de piezas imponentes o de objetos poderosos de pequeña dimensión.

Hélène Leloup.

en torno a la exposición

visitas guiadas de la exposición, audioguía, libreta-juego, dossier pedagógico, e-álbum para iPad, catálogo de la exposición, encuentros y citas, etc.

descubra las numerosas actividades propuestas alrededor de la exposición Dogón

itinerario de la exposición

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Maternidad © museo del quai Branly, fotografía de Hughes Dubois

En los 2000 m2 de la Galería Jardín, la exposición DOGÓN se compone de tres grandes partes temáticas que ilustran la historia del arte y la cultura del pueblo dogón a través de producciones artísticas variadas.

introducción: historia y orígenes de las migraciones dogón

Las recientes investigaciones históricas sobre África occidental demostraron que las poblaciones establecidas en las diversas zonas de la región no estaban aisladas. Las olas migratorias, los  rastros de las caravanas, los intercambios comerciales de larga distancia así como las relaciones con otros pueblos que residían en la región de Bandiagara permitieron formar una extendida red de contactos, mucho antes de la llegada de los Europeos. La población dogón  se enriqueció así  del intercambio con las civilizaciones de los alrededores.

primera parte: la armonía en el mundo 

Más allá de la unidad aparente de una identidad común forjada a lo largo de los siglos, las estatuas presentadas en esta parte descubren la admirable creatividad del pueblo dogón y la gran diversidad de sus producciones artísticas. También explora la complejidad subyacente en el país dogón, percibido injustamente como un continuum cultural.

Repartidas según diferentes estilos correspondientes a subgrupos étnicos o a áreas geográficas específicas, 133 esculturas excepcionales demuestran esta riqueza: djennenké, niongom, tombo, tellem, mande, n’duleri, tintam, esculturas del acantilado, bambou Toro, kambari, komakan.

A su llegada a la planicie de Bandiagara, los dogón se encuentran frente a pueblos que ya ocupan la región y poseen una cultura material elaborada.

Esculturas y telas de los tellem encontrados en los santuarios coexisten en el acantilado con las obras niongom y dogón mandé, mientras que en el norte, las esculturas djennenké y, en el centro de la planicie, las piezas tombo testimonian las diferentes olas migratorias.

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Máscara zoomorfe © museo del quai Branly, fotografía de Thierry Ollivier y Michel Urtado

segunda parte: el imaginario antropológico

El interés que se desarrolla en Occidente por el arte dogón, desde la conquista de Bandiagara en 1893 hasta nuestros días, es ante todo una ambición científica, que encuentra su plena expresión en la misión Dakar-Yibuti. Esta sección explora el enfoque institucional de las primeras obras que se reunieron, punto de partida de la difusión del conocimiento del arte dogón en Occidente.

Las reflexiones de dos eminencias del imaginario antropológico, Louis Desplagnes y Marcel Griaule, permite comprender como el arte dogón se impone a la curiosidad y al gusto europeo.

* Pinturas rupestres

Tras una expedición a la región de Bandiagara, Louis Desplagnes comienza a estudiar en 1907 las artes y culturas del país dogón en su libro Le plateau central nigérien. Asimismo, saca a la luz un arte rupestre notable por la vivacidad y el dinamismo de su expresión, y las obras que compila alimentan el Museo de Etnografía de Trocadero.

En esta subsección se presentan una decena de pinturas rupestres.

* Máscaras

Marcel Griaule propone en Máscaras dogón (1938) una tipología de una gran precisión etnográfica. Objeto de investigación privilegiado, la máscara dogón participa en la construcción de esta disciplina etnológica. Así, 35 de las máscaras dogón expuestas evocan la clasificación definida en esta obra.

Un programa multimedia invita al visitante a sumergirse en la historia del descubrimiento del arte dogón, de su  difusión y del nacimiento de las grandes colecciones en Occidente.

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Postigo de granero © museo del quai Branly, fotografía de Thierry Ollivier y Michel Urtado
 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Estatua grande djennenké adquirida gracias al mecenazgo de AXA © museo del quai Branly, fotografía de Patrick Gries

tercera parte: el encantamiento de la colección

Paralelamente a la búsqueda científica y al desarrollo de las misiones de investigación sobre el terreno, la fascinación por los objetos y las esculturas dogón se intensifica. Los coleccionistas no solo se rodean de piezas de arte estatuario dogón sino también de objetos singulares.

Los 140 objetos expuestos en esta última sección muestran la costumbre que tienen los escultores dogón de evocar la mitología de sus orígenes en los objetos cotidianos ya sean joyas, objetos de bronce y hierro, poleas, puertas, cerraduras, asientos, reposacabezas, esculturas de animales, altares, arcos, copas y bandejas. Estos objetos dan a conocer  los mismos cánones estilísticos que las esculturas presentadas en la primera parte.

Al final del recorrido, un camino bordeado por 10 pilares de Toguna, la «casa de las palabras» —construcción abierta erigida en el centro de los pueblos dogón— conduce a la gran estatua djennenké del museo del quai Branly, obra maestra ineludible del arte dogón.