Changer de langue :

28 julio

Cuve à teinture à l'indigo
Recipiente para tinte añil
Boules d'indigo végétal séché
Bolas de añil vegetal seco
Nappe
Mantel

fotografías de Françoise Huguier y Cyril Zannetacchi © museo del quai Branly 

caminos de colores

Teñidos y motivos del mundo

visuel affiche exposition chemins de couleurs
chemins de couleurs

14 de octubre de 2008 - 4 de enero de 2009

galería suspendida este

entrada «colecciones»

Comisaria: Françoise Cousin

La primera exposición textil del museo quai Branly es la ocasión de dar a conocer el lugar que ocupan los tejidos en las diferentes comunidades que los realizan o los realizaron. Presenta un conjunto de telas cuya decoración se obtiene en dos etapas sucesivas y combinadas: la disposición de «reservas» y el teñido.

Por otra parte, la exposición no trata otros procedimientos de reserva, como el ikat o el batik (que han producido un conjunto particularmente rico de telas), que se pueden ver en la plataforma de las colecciones del museo del quai Branly.

Los tejidos, reflejo de las comunidades

Paralelamente a la información relativa a la confección y a la dimensión estética, el visitante de Caminos de colores encontrará información sobre la utilización (principalmente indumentaria, pero no exclusivamente) de los tejidos expuestos.

De este modo, la exposición propondrá descubrir el papel y el lugar que tienen en la vida social, como marcadores identitarios o como elementos rituales profanos o religiosos. De hecho, estos tejidos destinados a entrar en el sistema indumentario de diferentes culturas donde se encuentran presentes son parte de la expresión de sus funciones simbólicas y semióticas.

Asimismo, las condiciones de fabricación dan información acerca de la organización social y los cambios que intervienen en este ámbito revelan la evolución de la demanda y de los modos de producción.

Un principio decorativo original

El teñido es un procedimiento decorativo antiguo, presente en todos los continentes. Los numerosos tejidos teñidos por reserva existentes en los fondos del museo del quai Branly permiten hacer comparaciones estilísticas. El conjunto de telas que se expone en Caminos de colores comparte un principio decorativo original: el tejido, ya sea de producción local o de importación, se trata de modo que haya ciertas partes que no se tinten. Las reservas se obtienen mediante una serie de manipulaciones específicas en ciertos lugares seleccionados, creando relieves sostenidos temporalmente por ligadura, anudado o cosido. Una vez listo, se tiñe el tejido y, después, se quitan las reservas. La primera etapa (la disposición de las reservas) es la que diferencia estas telas de otros tejidos con reserva que, como el batik, requieren la aplicación de sustancias (cera, goma, etc.) en la superficie. 

Este procedimiento de teñido por reserva consta de dos etapas que determinan los adornos finales.

- La primera es la transformación de un objeto bidimensional, el tejido, en un volumen (es decir, en un objeto tridimensional) que permita poner las reservas;

- La segunda consiste en quitar las reservas del tejido teñido, lo que deja una huella en negativo y crea el decorado.

A parte del material de teñido propiamente dicho, se utilizan pocas herramientas: hilo o correas; agujas; a veces, un soporte; un dispositivo para tensar o sostener el tejido; protectores; y sobre todo, dedos hábiles y experimentados. A pesar de la sencillez de los medios técnicos empleados, se obtiene una gran variedad de estampados.

Las variaciones decorativas

Los procedimientos de teñido se aplican sobre diferentes materiales: algodón, rafia, pandanáceo, lana, seda, cuero, etc. La exposición presentará numerosos ejemplos de sus diferentes variedades provenientes de todos los continentes.

La reserva puede seguir líneas más o menos materializadas, soportes donde se despliega el decorado. Puede tratarse de huellas dibujadas con ayuda de marcas o líneas inscritas en el tejido mismo: líneas de colores contrastados o simplemente en la misma línea de la tela. Por el contrario, si se realiza sin tomar puntos de referencia, entonces los motivos aparecen cuando se retiran las reservas del tejido.

El color es el elemento estilístico visible de manera más inmediata. Bicromía y policromía dependen del número de baños de tinte. El añil se emplea a menudo como tinte único; en cuanto a la policromía, se obtiene tras sucesivos baños en tintes naturales o sintéticos.

Las excavaciones arqueológicas, en América, África y Asia, han permitido atribuir un origen antiguo a los decorados teñidos por reserva. Los tejidos prehispánicos presentes en las colecciones del museo del quai Branly resaltarán la antigüedad de estas técnicas, mientras que los ejemplares actuales serán testimonio de la perennidad de las prácticas, variable de una región a otra.

Más información

Haga clic aquí para descubrir el catálogo.

logo Radio Classique

colaboran con la exposición: