Changer de langue :

2 agosto

Mahabharata

Shizuoka Performing Arts Center – escenografía de Satoshi Miyagi

Affiche du spectacle Mahabharata © musée du quai Branly - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Affiche du spectacle Mahabharata © musée du quai Branly

del miércoles 6 al domingo 10 de febrero de 2013 (5 representaciones)

Shizuoka Performing Arts Center es una escena japonesa de teatro contemporáneo dirigida por Satoshi Miyagi, cuyo trabajo de puesta en escena, inspirada en el Kabuki, se basa en la disociación del logos y el pathos, de la palabra y el cuerpo.

Este Mahabharata fue creado en 2003 en el Museo Nacional de Tokio: un solo narrador recita el texto de los 25 actores presentes en escena, reescribiendo uno de los episodios de esta mítica epopeya india, la historia del rey Nala.

Máscaras suntuosas, trajes de papel japonés tradicionales de la época Heian (siglos IX-XII), percusiones de todo tipo (gamelan, djembé, etc.), este Mahabharata japonés, presentado para la apertura del teatro Claude Lévi-Strauss en 2006, es un espectáculo total en el que la energía de los intérpretes, el aliento épico, la belleza visual y la extraordinaria vitalidad proponen un verdadero teatro universal.

 

información práctica

  • Miércoles 6 de febrero de 2013 a las 19 h
  • Jueves 7, el viernes 8 y el sábado 9 de febrero a las 20 h
  • Domingo 10 de febrero a las 17 h
  • Tarifas: 15 € / 10 €
  • Importante: las entradas permiten acceder a la galería de las colecciones del museo el día del espectáculo.
  • Espectáculo para todos los públicos accesible a partir de los 10 años, en japonés con subtítulos en francés.

Haga clic aquí para acceder a la taquilla

Presentación, por Satoshi Miyagi

Mahabharata, 2006 © musée du quai Branly - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Mahabharata, 2006 © musée du quai Branly

«Si el Mahabharata y la historia del rey Nala (Naracharitam) se hubieran difundido en Japón en la época de Heian (siglos X-XI), ¿qué hermosos rollos de pintura habrían dibujado los japoneses? Así, empecé imaginando los rollos de pintura que habrían podido existir. [...] Es evidente que la cultura india, como gran país asiático a la altura de China, influyó mucho en la cultura japonesa; por ejemplo, más de la mitad del Shichi fukujin (Siete dioses de la fortuna) procede de India.

En esas circunstancias, es probable que el Mahabharata haya penetrado en la cultura japonesa. Sin embargo, que yo sepa, no hay ningún espectáculo ni ninguna literatura directamente influidos por este texto. Razón por la cual decidí llevarlo a escena. Y entonces empezamos la creación. Pienso que una peculiaridad interesante de Japón es la tendencia al mestizaje. Ya fuera desde el continente y la península, o bien pasando por el océano del sur, múltiples pueblos y culturas han penetrado en el archipiélago de Japón. La gente que vivía en aquella época no tenía necesidad de definir su identidad frente a otros, aceptaban a los recién llegados con espíritu abierto, evolucionando en función de estos encuentros. Los recién llegados se adaptaban de forma natural a la suavidad de la naturaleza y a las cuatro estaciones. Pienso que la tradición japonesa es enigmática, ambigua, astuta y siempre en proceso de cambio. Cuando llega algo nuevo, incluso si se pone de moda, o si debe combatir o soportar temporalmente la opresión, nunca sustituye a lo que ya existía, sino que se acaba mezclando. Al mismo tiempo, lo que ya existía sobrevive modestamente, siguiendo el curso del tiempo. Veo esto en los objetos expuestos en el Museo Nacional de Tokio, donde creamos el Mahabharata. Un ejemplo muy notable de la integración del budismo en la cultura.

Mahabharata, 2006 © musée du quai Branly, photo Antonin Borgeaud - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Mahabharata, 2006 © musée du quai Branly, fotografía de Antonin Borgeaud

Justo después de la llegada del budismo, se produjo un enorme conflicto que estuvo a punto de derrocar el Gobierno establecido. Unos siglos más tarde, esta religión, muy diferente, se reconcilió con la religión original de Japón. Incluso alguien lanzó la idea de que los dioses japoneses eran el origen del budismo. Esto no quiere decir que los nuevos elementos se hayan integrado en lo ya existente, más bien significa que la religión original tomó ciertos elementos de la nueva religión, que los japoneses aprendieron del budismo, y gracias a ello evolucionaron. Otro caso más reciente: la alimentación. Los japoneses no tenían realmente costumbre de comer carne , a la que consideradan antiguamente como una «medicina». Ahora, los japoneses la comen todos los días. Sin embargo, la alimentación tradicional no ha desaparecido. Los japoneses, al adaptarse a esta nueva alimentación, han adaptado sus cuerpos a estos nuevos imperativos. Así, decidí enfrentarme a ese "otro" encarnado por el Mahabharata guardando una cierta distancia, al igual que supieron hacerlo los japoneses a lo largo de su historia respecto al mundo exterior».