Changer de langue :

21 octubre

plataforma de las colecciones

El billete de entrada al museo permite el acceso a la plataforma de las colecciones, a las exposiciones « dossier », a la exposición de antropología, a la galería centrale y al salón de lectura Jacques Kerchache.

La plataforma de las colecciones

Un solo recorrido geográfico en torno a 3 500 objetos llegados desde los cuatro confines del mundo.

Al terminar la « rampa », larga cinta sinuosa que sube en espiral desde el hall de recepción, la plataforma de las colecciones presenta los grandes espacios geográficos de donde provienen las excepcionales colecciones del musée du quai Branly: Oceanía, Asia, África y América. El visitante los atraviesa en un recorrido fluido, que articula los grandes cruces de civilizaciones y culturas: Asia-Oceanía, Insulindia, Mashreck-Maghreb.

La presentación de 3 500 objetos destaca la profundidad histórica de las culturas presentadas y la diversidad de significado de las piezas. La museografía invita al visitante a detenerse para aclarar puntos temáticos importantes: máscaras y tapa de Oceanía, trajes de Asia, instrumentos musicales o textiles de África, son objeto de instalaciones video y audio excepcionales y apasionantes.

El dispositivo de información multimedia

Al interior de la plataforma de las colecciones permanentes, a medida que transcurre la visita, más de cien programas e instalaciones video y audio sensibilizan e informan al visitante: complementos y suplementos de visita ofrecen varios niveles de respuestas y comentarios, destinados tanto al especialista como al lego. Los objetos no hablan por sí mismos: para hacerlos accesibles a veces es necesario cuestionar los a priori vinculados con ciertas culturas o con cierto saber especializado, proponer una experiencia, dar acceso a cuadernos y documentos inéditos recogidos en « experiencias en terreno » antropológicas. Este mosaico de pantallas deja amplio lugar las imágenes, que completan en otra forma los elementos del texto. Estos programas inéditos, enteramente diseñados, montados y producidos para el musée du quai Branly a partir de 4 000 documentos, se encuentran en diferentes puntos del recorrido:

- incluso en las vitrinas, programas cortos, pequeños trozos audiovisuales o sonoros sobre la diversidad de los temas vinculados con los objetos expuestos (artes de los pigmeos, música malgache, sonido de instrumentos musicales visibles en las vitrinas, y mucho más);

- en los cubículos interactivos (23 bornes de consulta) distribuidos en toda la plataforma de las colecciones se reúnen programas más largos por zonas geográficas. Como síntesis sobre grandes temas transversales como la adivinación, el vínculo entre arte y naturaleza, la génesis de los monoteísmos, etc., estos programas permiten al visitante consultarlos con total libertad;

- finalmente, el museo presenta 8 instalaciones multimedia excepcionales, resultado original de una reflexión sobre cómo exponer lo que es inmaterial: música, tatuaje, arquitectura, experiencia adivinatoria, danzas rituales. Estas instalaciones han sido diseñadas como « objetos » espectaculares, propios al museo, a sus lugares y a sus colecciones, y están orientadas a la experimentación. Proyección de hologramas en medio de los visitantes (Asia), vibraciones de la torre de la Música, inmersión sonora en una de las dos cajas de música, o una « bola de cristal oceánica » situada en el punto de cruce de los pueblos: todas estas instalaciones multimedia contribuyen a hacer de la visita al musée du quai Branly una experiencia que no tiene parangón.

el río

Un espacio táctil sobre la manera  en que los hombres perciben y representan el espacio: para mirar y para tocar

En el centro de la plataforma de las colecciones, hilo rojo de la visita, el museo propone un recorrido único y original concebido para todos los visitantes, y adaptado a las personas minusválidas. Textos presentados en braille, bajorrelieves táctiles y pantallas adaptadas a los diferentes modos de utilización (minusvalías auditiva o visual, movilidad reducida) ofrecen en una veintena de secuencias una apreciación de la relación del hombre con el espacio que lo rodea y con el sitio donde se haya anclado, en diferentes culturas. El río, inscribiéndose en un mobiliario cubierto de cuero, de forma orgánica, ofrece una mirada temática transversal y da una nueva iluminación a la dimensión geográfica de la plataforma de las colecciones.

Lugares sagrados, lugares de los hombres, lugares del descubrimiento… Contrariamente a una exposición “clásica”, el río no expone ningún objeto real, sino que propone transposiciones de representaciones del mundo forzosamente múltiples. En pocas zancadas, se pasa de Australia a Mongolia o a México…Se ve dibujarse tantas maneras de pensar el espacio, de habitarlo, de recorrerlo, o incluso de explorarlo para descubrirlo o descubrirse. 

El río fue realizado gracias al apoyo de Schneider Electric