Intérprete virtuoso del qanun, Rajab Suleiman, la suntuosa cantante Saada Nassor, y su conjunto de músicos Kithara subliman el taarab, género producto del encuentro entre música oriental y ritmos africanos nacido a finales del siglo XIX en las clases altas de la isla tanzana, cuando su sultán convocaba orquestas y maestros de música de El Cairo y Estambul.

A propósito del concierto

El conjunto Kithara proviene del Culture Musical Club, la orquesta más famosa de Unguja, con más de medio siglo dedicado al taarab . Un encuentro entre la música oriental y los ritmos africanos surgidos a finales del siglo XIX, el taarab se difundió a través de clubes de aficionados con un fuerte compromiso social, influenciados por el sufismo. Con una música de estilo sinfónica y una
orquestación inspirada en las comedias musicales egipcias, el conjunto Kithara propone un taarab con influencias latinoamericanas o indias, heredero de este espíritu social de solidaridad que se distingue por las descripciones del amor cortés, la seducción y la ornamentación poética.