Changer de langue :

17 septiembre

Un panteón mestizo en India portuguesa

Desde principios de la colonización portuguesa, en el siglo XVI, se desarrolló en esta “Roma del Oriente” que fue Goa, una producción de imágenes religiosas de marfil, la que se podría calificar por su importancia como proto-industria. En efecto, sólo podemos sorprendernos ante la profusión de estas representaciones “indo-portuguesas” que se encuentran aún hoy en los museos, tiendas de antigüedades o en las salas de venta, en Portugal, por supuesto, pero también en Europa y del otro lado del Atlántico, en Brasil o México. Sin embargo, ¿qué se entiende por imágenes indo-portuguesas? Bernardo Ferrão de Tavares e Távora, uno de los primeros en haberlas estudiado, entrega la siguiente definición: “se trata de esculturas realizadas en Asia por artesanos indígenas, al principio con la ayuda de las misiones portuguesas, copiando motivos occidentales, inspirándose de ellos o recreándolos con variantes propias”. Esto resulta en la creación de objetos mestizos, objetos que nos cuentan una historia, la del encuentro entre dos mundos (el occidental y el asiático).

  • Buen Pastor

  • Detalle de un pedestal de Buen Pastor

  • Detalle del Buen Pastor

  • Buen Pastor de espaldas

  • Detalle de un zócalo del Buen Pastor

  • Buen Pastor

    Buen Pastor

  • Dos buenos pastores

  • Virgen de la Inmaculada Concepción

  • Detalle de la Virgen de la Inmaculada Concepción

  • Virgen con el niño

  • Virgen de la Inmaculada Concepción

  • Santa orando

  • Virgen

  • Virgen con el niño

  • Jesús bendiciendo

  • Niño Jesús “Salvator mundi”

  • Niño Jesús al cráneo

  • Niño Jesús

  • Niño Jesús en su cama

  • Cristo en la cruz

  • Detalle de Cristo en la cruz

  • Detalle de Cristo de espaldas

  • San Sebastián

  • Detalle de San Sebastián

  • San Francisco de Asís

  • San Antonio de Padua

  • Dos santos peregrinos

  • Pequeña pareja


Virgen de la Inmaculada Concepción

Virgen de la Inmaculada Concepción

1re moitié du XVIIIe siècle, ivoire, H : 16,5 cm, L : 5 cm

El culto mariano, muy importante en Portugal desde la Edad Media, no dejó de aumentar en el siglo XVI. Por ello, se puede notar que entre los diferentes grupos iconográficos, el de la Virgen María fue ciertamente el más presente en Goa y el más variado. Las devociones son numerosas: Virgen con el niño, Virgen en majestad, Virgen de la Inmaculada Concepción.

Sin embargo, ciertos ejemplos parecen haber sido preferidos, como el de la Inmaculada Concepción. Este tema aparece a fines del siglo XV y es puesto de manifiesto por la Contrarreforma en el Concilio de Trento (1545-1563). Las representaciones artísticas de la Inmaculada Concepción, atacadas por los Reformados quienes rompían sus estatuas, se multiplicaron en el siglo XVII y fijaron su modelo definitivo. Generalmente, la virgen aparece en él bajando del cielo, la mirada baja, las manos juntas, de pie sobre una medialuna rodeada de una multitud de ángeles. Para recordar su victoria sobre el pecado original, sus pies pisan la cabeza de una serpiente, metáfora del demonio. A veces, lleva el rosario, símbolo de la oración, pero también era denunciado por los Reformados como el símbolo de Satán.