Changer de langue :

25 julio

Un panteón mestizo en India portuguesa

Desde principios de la colonización portuguesa, en el siglo XVI, se desarrolló en esta “Roma del Oriente” que fue Goa, una producción de imágenes religiosas de marfil, la que se podría calificar por su importancia como proto-industria. En efecto, sólo podemos sorprendernos ante la profusión de estas representaciones “indo-portuguesas” que se encuentran aún hoy en los museos, tiendas de antigüedades o en las salas de venta, en Portugal, por supuesto, pero también en Europa y del otro lado del Atlántico, en Brasil o México. Sin embargo, ¿qué se entiende por imágenes indo-portuguesas? Bernardo Ferrão de Tavares e Távora, uno de los primeros en haberlas estudiado, entrega la siguiente definición: “se trata de esculturas realizadas en Asia por artesanos indígenas, al principio con la ayuda de las misiones portuguesas, copiando motivos occidentales, inspirándose de ellos o recreándolos con variantes propias”. Esto resulta en la creación de objetos mestizos, objetos que nos cuentan una historia, la del encuentro entre dos mundos (el occidental y el asiático).

  • Buen Pastor

  • Detalle de un pedestal de Buen Pastor

  • Detalle del Buen Pastor

  • Buen Pastor de espaldas

  • Detalle de un zócalo del Buen Pastor

  • Buen Pastor

    Buen Pastor

  • Dos buenos pastores

  • Virgen de la Inmaculada Concepción

  • Detalle de la Virgen de la Inmaculada Concepción

  • Virgen con el niño

  • Virgen de la Inmaculada Concepción

  • Santa orando

  • Virgen

  • Virgen con el niño

  • Jesús bendiciendo

  • Niño Jesús “Salvator mundi”

  • Niño Jesús al cráneo

  • Niño Jesús

  • Niño Jesús en su cama

  • Cristo en la cruz

  • Detalle de Cristo en la cruz

  • Detalle de Cristo de espaldas

  • San Sebastián

  • Detalle de San Sebastián

  • San Francisco de Asís

  • San Antonio de Padua

  • Dos santos peregrinos

  • Pequeña pareja


Buen Pastor

Buen Pastor

XVIIe siècle, ivoire, H : 28 cm, L : 21 cm

La estatua llamada del “Buen Pastor”, el tipo más original y característico de la estatuaria indo-portuguesa, puede ser considerada como emblemática de este arte “indo-portugués”. Si a primera vista la imagen parece muy clara para un observador europeo acostumbrado a la iconografía religiosa católica, al mirarla más detenidamente, se la puede encontrar desconcertante. En efecto, los elementos que la componen son conocidos, pero su disposición inhabitual repentinamente se vuelve enigmática. No se conoce este conjunto. ¿A qué mundo pertenece este objeto? ¿Es oriental u occidental? Sin fronteras, el objeto mestizo intriga. Intentemos descubrirlo.

Este conjunto se compone siempre de la misma manera: un pedestal más o menos complejo en el que se encuentra la imagen del llamado “el Buen Pastor”. El tema del Buen Pastor, muy común en el arte paleocristiano, desapareció en la Edad Media, para reaparecer en el siglo XVI bajo la forma del niño Jesús llevando en sus hombros la oveja descarriada. En Goa, la imagen del buen pastor siempre está representada con el rostro joven y sereno y los ojos cerrados. Está vestido como un pastor con túnica corta, ajustada a la cintura con un gran nudo y calza sandalias abiertas (¿modelo griego o romano?). Con la mano derecha, sostiene su cabeza y el codo reposa en una calabaza. Del lado izquierdo, tiene un cordero en el muslo y, a veces, otro en el hombro. Asimismo, lleva un pequeño zurrón en bandolera.