Changer de langue :

22 septiembre

Goa, tierra de mestizajes

Goa, tierre de mestizajes

El estado de Goa (el más pequeño de la Unión India con sus 3.700 km2), edén de hippies, atraídos por sus playas paradisíacas, en los años 70, actualmente invadido de turistas tanto occidentales como hindúes, bloqueado entre el Karnataka y el Maharastra, fue también un enclave portugués durante cuatrocientos años. Además, indiscutiblemente, si en Goa estamos en India, se trata de otra India, la que cuatro siglos de presencia portuguesa impregnaron profundamente, dándole sin duda su particularidad a este pequeño territorio. La colonización, mezclando los mundos portugués e hindú, produjo una sociedad aparte, para siempre diferente del resto de la Península y marcada por un mestizaje manifiesto a todos los niveles: ya sea en el arte, literatura, lengua, comida o incluso religión, donde el catolicismo no borró la división en castas de la sociedad hindú.

Si desde las campañas de Alejandro, comerciantes y misioneros surcaban ya el subcontinente indio, es Vasco da Gama quien abre la primera ruta “marítima” hacia India. Su pequeña flota compuesta de cuatro naves, que partió en busca de “cristianos y especias” (según las célebres palabras del primer portugués en pisar tierra india) pasa por el cabo de Buena Esperanza y llega a Calicut, en la costa de Malabar, en el sudoeste de India, el 18 de mayo de 1498, después de once meses de navegación.

  • Velha Goa, capital del Imperio Portugués de Asia

    Velha Goa, capital del Imperio Portugués de Asia

  • Arco de los virreyes

  • Sé Patriarcal

  • Interior de la Sé Patriarcal : retablo del altar principal

  • Iglesia del Buen Jesús

    Iglesia del Buen Jesús

  • Relicario de San Francisco Javier, Apóstol de las Indias

  • Frescos del convento Santa Mónica

    Frescos del convento Santa Mónica

  • glesia de San Cayetano

  • Iglesia San Francisco de Asís

  • Interior de la iglesia San Francisco de Asís

  • Panji, la Nova Goa actual

    Panji, la Nova Goa actual

  • Casa noble con dos plantas en Fontaínhas

  • Ventana con “carepas

  • Calle en Fontaínhas

    Calle en Fontaínhas

  • Fachada en Fontaínhas

    Fachada en Fontaínhas

  • Pequeño santuario en Panji

    Pequeño santuario en Panji

  • Iglesia de la Inmaculada Concepción en Panji

  • Misa de domingo en Panji

    Misa de domingo en Panji

  • La cruz milagrosa de Bambolim

    La cruz milagrosa de Bambolim

  • Iglesia Nuestra Señora del Refugio en Mandur

  • Un taller de escultura en Goa

    Un taller de escultura en Goa


Relicario de San Francisco Javier, Apóstol de las Indias

Relicario de San Francisco Javier, Apóstol de las Indias

1636-1637

San Francisco Javier (1506-1552) llegó a Goa por primera vez el 6 de mayo de 1542. Realizó varias estancias en el lugar, interrumpidas por viajes a las Molucas, Japón y China, donde murió en la isla de Sancián. Su cuerpo fue llevado a Goa y goza de una inmensa popularidad.

En 1636, los jesuitas hicieron realizar para su santo un nuevo féretro de plata de gran riqueza. Compuesto de dos partes diferentes, es el fruto mestizo de un trabajo goanés y europeo. El sarcófago acristalado, todo de filigrana de plata, tiene en su interior el cuerpo momificado del santo. En cuanto al mausoleo, fue obsequiado por Cosme III de Médicis, Gran Duque de Toscana (1670-1723). Compuesto de mármol de Italia de puro estilo florentino, está adornado con relieves de bronce que ilustran las escenas de la vida del apóstol de las Indias. Esta parte baja es totalmente italiana. Sin embargo, el conjunto, en su abundancia resplandeciente, es típicamente hindú.

Desde siempre, la iglesia del Buen Jesús en Velha Goa, donde descansa el cuerpo de San Francisco Javier, ha sido un lugar de peregrinaje y cuando los portugueses, durante su partida en 1961, quisieron llevarse el relicario, los goaneses se opusieron firmemente. Cada diez años, el cuerpo del Santo es expuesto al público y se reúnen varios miles de personas de todas las confesiones, incluidos musulmanes e hindúes.