Changer de langue :

23 noviembre

Goa, tierra de mestizajes

Goa, tierre de mestizajes

El estado de Goa (el más pequeño de la Unión India con sus 3.700 km2), edén de hippies, atraídos por sus playas paradisíacas, en los años 70, actualmente invadido de turistas tanto occidentales como hindúes, bloqueado entre el Karnataka y el Maharastra, fue también un enclave portugués durante cuatrocientos años. Además, indiscutiblemente, si en Goa estamos en India, se trata de otra India, la que cuatro siglos de presencia portuguesa impregnaron profundamente, dándole sin duda su particularidad a este pequeño territorio. La colonización, mezclando los mundos portugués e hindú, produjo una sociedad aparte, para siempre diferente del resto de la Península y marcada por un mestizaje manifiesto a todos los niveles: ya sea en el arte, literatura, lengua, comida o incluso religión, donde el catolicismo no borró la división en castas de la sociedad hindú.

Si desde las campañas de Alejandro, comerciantes y misioneros surcaban ya el subcontinente indio, es Vasco da Gama quien abre la primera ruta “marítima” hacia India. Su pequeña flota compuesta de cuatro naves, que partió en busca de “cristianos y especias” (según las célebres palabras del primer portugués en pisar tierra india) pasa por el cabo de Buena Esperanza y llega a Calicut, en la costa de Malabar, en el sudoeste de India, el 18 de mayo de 1498, después de once meses de navegación.

  • Velha Goa, capital del Imperio Portugués de Asia

    Velha Goa, capital del Imperio Portugués de Asia

  • Arco de los virreyes

  • Sé Patriarcal

  • Interior de la Sé Patriarcal : retablo del altar principal

  • Iglesia del Buen Jesús

    Iglesia del Buen Jesús

  • Relicario de San Francisco Javier, Apóstol de las Indias

  • Frescos del convento Santa Mónica

    Frescos del convento Santa Mónica

  • glesia de San Cayetano

  • Iglesia San Francisco de Asís

  • Interior de la iglesia San Francisco de Asís

  • Panji, la Nova Goa actual

    Panji, la Nova Goa actual

  • Casa noble con dos plantas en Fontaínhas

  • Ventana con “carepas

  • Calle en Fontaínhas

    Calle en Fontaínhas

  • Fachada en Fontaínhas

    Fachada en Fontaínhas

  • Pequeño santuario en Panji

    Pequeño santuario en Panji

  • Iglesia de la Inmaculada Concepción en Panji

  • Misa de domingo en Panji

    Misa de domingo en Panji

  • La cruz milagrosa de Bambolim

    La cruz milagrosa de Bambolim

  • Iglesia Nuestra Señora del Refugio en Mandur

  • Un taller de escultura en Goa

    Un taller de escultura en Goa


Iglesia del Buen Jesús

Iglesia del Buen Jesús

1594-1605

Si todas las órdenes religiosas se instalaban en Goa, los jesuitas tenían un papel principal en ella. Ya fuera en la difusión de la fe o de la enseñanza, su participación se hacía presente en todo ámbito. En 1557, fundaron el Colegio de San Pablo, en el que se integró una escuela de medicina; desde su apertura, contó con 133 alumnos, venidos de toda Asia. Siempre al servicio de la evangelización, a partir 1556, implantaron la imprenta. En 1561, los siguen impresores como João de Endem. De origen alemán, publicó los primeros libros de las obras del poeta portugués Camões (1524-1579), así como los famosos “Coloquios dos simples e drogas da Asia” de Garcia da Orta (1501-1568) en 1563; este médico boticario reunía en su casa, donde poseía una rica biblioteca y un museo con todas sus plantas, a un grupo de gente culta.

Los jesuitas, arquitectos-constructores-misionarios, llevaban generalmente en sus viajes las plantas y las maquetas de los edificios que deseaban reproducir. La iglesia del Buen Jesús, con una fachada imponente, tanto por su tamaño como por su rica decoración, reproduce el plano de la iglesia-calle, propio al sermón con su gran nave rectangular.

En 1560, fue también por solicitud de los jesuitas que el rey D. Juan III de Portugal instauró la inquisición en Goa (la que fue uno de los tribunales más temibles de Portugal). Este tribunal no perseguía solamente a los nuevos cristianos judaizantes, sino también a los hindúes y musulmanes convertidos que seguían practicando su religión