Changer de langue :

29 noviembre

ritos funerarios

Los ritos funerarios desempeñan un papel privilegiado e incluso primordial en la relación del hombre con lo sagrado.

Destacan, a través de su rico ceremonial, hasta que punto la muerte está presente y es aceptada en las sociedades no occidentales en las cuales los difuntos, ascendientes en potencia, forman parte integrante de la vida.

Esta relación estrecha entre los vivos y los muertos pasa muy a menudo por un amplio sistema de intercambio a la vez simbólico, espiritual y físico que se materializa en ofrendas y se encarna en la escultura moldeada en la materia, señal de perennidad y objeto de memoria.

  • Escultura ceremonial

    Escultura ceremonial

  • Cráneo de ancestro

  • Máscara-tocado

  • Relicario zoomorfo (pez), cráneo

    Relicario zoomorfo (pez), cráneo

  • Efigie funeraria

  • Maniquí funerario

  • Máscara de plañidero

  • Ceremonia funeraria

  • Tambor funerario de bronce

  • Estatua funeraria

  • Estatua antropomorfa

  • Máscara antropomorfa

  • Estatuilla de guardián de relicario

  • Representación de cráneo

  • Poste funerario antropomorfo

  • Representación femenina

  • Bulto funerario

  • Copa de pedestal con decorado zoomorfo

  • Bol

  • Máscara funeraria

  • Urna funeraria


Efigie funeraria

Efigie funeraria

Efigie funeraria, tau tau, Indonesia, Sulawesi, territorio Toraja Pueblo Toraja Sa'dan, Madera de árbol de jack, algodón, pigmentos de cal blanca, pigmentos negros de hollín, Siglo XX, 169 x 50 cm, 70.2001.207.318.1-13, Antigua colección del museo Barbier-Mueller, Ginebra.

Para los Toraja Sa'dan quiere decir “persona pequeña” o “como una persona”. Tallada en madera de árbol de jack, articulado gracias a vástagos de madera, la efigie es animada por un poema que canta el sacerdote . Una vez consagrada, acoge la sombra, o el alma del difunto, , y se transforma en su doble. Como el difunto, ella recibe ofrendas en alimentos, betel y vino de palma. Durante la procesión que acompaña al difunto hacia su última morada, el sigue el cortejo en un palanquín ricamente adornado. Después, se pone en la entrada de la tumba desde donde mira el mundo de los muertos. Los rituales funerarios toraja son extremadamente elaborados. Para ayudar a la “sombra” de los difuntos de alto rango a alcanzar es estatus de ancestro, la familia debe cumplir una serie de ritos de paso. Una vez concluido el ciclo de las ceremonias, el difunto accede al rango de “ancestro divinizado” y deja de errar. Sin embargo, para alcanzar este objetivo, los vivos deben respetar las normas, etapa por etapa, un rito después de otro. Los funerales toraja obedecen a una serie de etapas cuidadosamente reguladas y cada una requiere un gran gasto. Así pues, son los nobles, las personas de cierto rango o lo bastante ricas, que podían ordenar la realización de un tau tau. Es común observar un lapso muy prolongado entre el momento de la muerte y el funeral. Mientras, el cadáver es envuelto en muchos tejidos y se le considera como si estuviera enfermo.