Changer de langue :

17 abril

ritos funerarios

Los ritos funerarios desempeñan un papel privilegiado e incluso primordial en la relación del hombre con lo sagrado.

Destacan, a través de su rico ceremonial, hasta que punto la muerte está presente y es aceptada en las sociedades no occidentales en las cuales los difuntos, ascendientes en potencia, forman parte integrante de la vida.

Esta relación estrecha entre los vivos y los muertos pasa muy a menudo por un amplio sistema de intercambio a la vez simbólico, espiritual y físico que se materializa en ofrendas y se encarna en la escultura moldeada en la materia, señal de perennidad y objeto de memoria.

  • Escultura ceremonial

    Escultura ceremonial

  • Cráneo de ancestro

  • Máscara-tocado

  • Relicario zoomorfo (pez), cráneo

    Relicario zoomorfo (pez), cráneo

  • Efigie funeraria

  • Maniquí funerario

  • Máscara de plañidero

  • Ceremonia funeraria

  • Tambor funerario de bronce

  • Estatua funeraria

  • Estatua antropomorfa

  • Máscara antropomorfa

  • Estatuilla de guardián de relicario

  • Representación de cráneo

  • Poste funerario antropomorfo

  • Representación femenina

  • Bulto funerario

  • Copa de pedestal con decorado zoomorfo

  • Bol

  • Máscara funeraria

  • Urna funeraria


Maniquí funerario

Maniquí funerario

Rambaramp, maniquí funerario Vanuatu, Sur de la isla Malekula, Siglo XX Cráneo, pasta vegetal, dientes de cerdo, telaraña, madera, plumas, pigmentos 173 cm, 72.1962.1.33 D

En el sur de la isla Malekula, ciertas personas adquieren un estatus importante al recorrer una jerarquía de grados. A su muerte, estos personajes de alto rango son honrados a través de la realización de maniquíes funerarios. Durante los primeros rituales mortuorios, el cráneo es recuperado y sobremodelado, con el fin de restituir la apariencia del difunto. El cuerpo del maniquí se constituye con elementos vegetales y después es recubierto de un revestimiento obtenido triturando plantas. El rambaramp es un retrato físico y social del difunto. Los motivos pintados, así como la telaraña que cubre la cabeza indican el grado que alcanzó en la jerarquía. Asimismo, los dientes de cerdo alrededor de los brazos y piernas son símbolos importantes. Estos dientes son empleados como moneda para comprar un grado superior. Al final del ritual funerario, el maniquí es expuesto públicamente antes de ser depositado en la casa de los hombres. En ese lugar se desintegra lentamente. Más tarde, sólo se conserva el cráneo y se coloca en la estructura.