Changer de langue :

25 abril

máscaras

La máscaras esconde tanto como lo que muestra, “niega tanto como afirma”, según la proposición de Claude Lévi-Strauss. A menudo, poseedora de un secreto, calla, en efecto, lo que sólo los iniciados deben saber.

Su poder depende también de su capacidad de encarnar un espíritu, lazo entre el hombre y los ancestros, el mundo visible y el invisible. Es indisociable de un contexto mítico que estructura al mundo de existencia y pensamiento de la mayoría de las sociedades tradicionales.

En el núcleo de la vida de un grupo o de una comunidad, la máscara, intercesora indispensable, se emplea todavía.

  • Máscara de fachada

  • Máscara de duelo

  • Máscara vungvung

  • Máscara del wayang topeng

  • Máscara chubwan

  • Máscara

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara

  • Máscara de exorcismo

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara antropomorfa

  • Cimera

  • Máscara

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara

  • Máscara juju

  • Gran Máscara

  • Máscara

  • Máscara antropomorfa con transformación

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara funeraria


Máscara vungvung

Máscara vungvung

Máscara vungvung, Papúa-Nueva Guinea, isla de Nueva Bretaña, río Warangoi, Baining kairak, Principios del siglo XX Mimbre, tapa, bambú, pigmentos, plumas Gran máscara de tapa (tejido de corteza golpeada), fija a una estructura de mimbre, 70.2001.9.2_01

En el centro, un rostro con ojos redondos decorados de círculos concéntricos y una boca muy abierta, de la que sale un largo tubo de bambú. Detrás de la cabeza, una pieza de madera larga y fina equilibra el peso del bambú. Los extremos están unidos entre ellos, en lo alto de la cabeza, por ataduras de fibras vegetales en las que se han fijado plumas. Al nivel del rostro, por abajo, se dispuso una abertura con el fin de que el bailarín pase su cabeza. Las máscaras vungvung intervienen durante las danzas nocturnas de los hombres. Esta ceremonia se opone a una ceremonia diurna de mujeres consagrada al buen crecimiento de los tubérculos de taro, donde también se muestran grandes máscaras hechas de corteza golpeada. Las vungvung, que son llevadas por bailarines pintados de negro, representan espíritus del bosque. El bambú presente en la parte delantera de la máscara sirve como resonador de la voz del bailarín que sopla en él. Durante sus apariciones, la vungvung era seguida, por ambos lados, por dos paneles de hojas trenzadas y pintadas, que eran transportados por dos hombres, y era precedida por otras máscaras, más pequeñas, llamadas kavat. Los Baining realizan conjuntos de máscaras de tapa impresionantes por el tamaño y la ingeniosidad de sus formas. Hoy en día, estas máscaras sirven para celebrar otros acontecimientos, como la inauguración de un edificio público.