Changer de langue :

31 octubre

máscaras

La máscaras esconde tanto como lo que muestra, “niega tanto como afirma”, según la proposición de Claude Lévi-Strauss. A menudo, poseedora de un secreto, calla, en efecto, lo que sólo los iniciados deben saber.

Su poder depende también de su capacidad de encarnar un espíritu, lazo entre el hombre y los ancestros, el mundo visible y el invisible. Es indisociable de un contexto mítico que estructura al mundo de existencia y pensamiento de la mayoría de las sociedades tradicionales.

En el núcleo de la vida de un grupo o de una comunidad, la máscara, intercesora indispensable, se emplea todavía.

  • Máscara de fachada

  • Máscara de duelo

  • Máscara vungvung

  • Máscara del wayang topeng

  • Máscara chubwan

  • Máscara

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara

  • Máscara de exorcismo

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara antropomorfa

  • Cimera

  • Máscara

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara

  • Máscara juju

  • Gran Máscara

  • Máscara

  • Máscara antropomorfa con transformación

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara funeraria


Máscara antropomorfa con transformación

Máscara antropomorfa con transformación

Máscara articulada Haida, Canadá, Columbia Británica, Siglo XIX, madera de cedro, fibras, pintura verde roja negra y blanca, metal, Antigua colección André Breton, Donación Aube Breton-Elléouët y Oona Elléouët, 70.2003.9.2

Después del contacto con el Occidente y gracias al aportación de las herramientas de hierro, el arte de los Indígenas Haida de la costa oeste de Canadá tuvo su edad de oro a mediados del siglo XIX, antes de que esta comunidad fuera diezmada por las epidemias. Las máscaras articuladas representan a un ancestro o un héroe mítico. La historia de sus proezas es reconstituida durante representaciones de tipo teatral. Estas correspondían a los ciclos ceremoniales de los festivales de invierno de carácter iniciático. Estas máscaras se transmitían entre iniciados y eran así utilizadas durante varios años. El interior de esta máscara de principios del siglo XIX tiene salientes que permitían accionar la mandíbula y los ojos gracias a un mecanismo de cuerdas. Cuando los párpados están cerrados, aparecen medias lunas pintadas en las sienes y globos oculares: el abrir y cerrar de los ojos evocan la alternancia del día y la noche.