Changer de langue :

23 octubre

feminidad, fecundidad

En las culturas no occidentales, las efigies femeninas a menudo representan ancestros.

Con respecto al mundo de los espíritus, de un más allá del que ellas son las figuras tutelares, también representan diosas-madres o divinidades hoscas, protectoras, soportes de sabiduría, nobles o hieráticas, graciosas o sensuales, frecuentemente símbolos de fecundidad.

En cuanto a la imagen de la maternidad, recurrente fundamentalmente en el arte africano, remite a la idea de perpetuación del linaje o del clan, y de transmisión de los conocimientos.

  • Gancho

  • Escultura antropomorfa

  • Efigie conmemorativa

  • Tejido ceremonial

  • Hombre maam atacando a una mujer embarazada

  • Estatuilla de representación de una mujer y su hijo

  • Estatuilla de representación de la diosa Kankalinmata

  • Manasa, la diosa de las serpientes

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara antropo-zoomorfa

  • Maternidad

  • Maternidad

  • Máscara yelmo

  • Estatuilla femenina

  • Sostenedora de copa

  • Figura del teatro de sombras, Sita bajo su árbol

  • Muñeca ritual

  • Chalchiuhtlicue

  • Estatuilla antropomorfa: maternidad

  • Figura femenina jorobada

  • Estatuilla femenina


Tejido ceremonial

Tejido ceremonial

Tejido ceremonial, ulos pinunsaan, Indonesia, Sumatra, región sudeste del lago Toba, Pueblo Toba Batak, Finales del siglo XIX, algodón, teñido por reserva en hilo de urdimbre (ikat de urdimbre), urdimbre suplementaria, tintes naturales, 240 x 119 cm, Donación Monique y Jean Paul Barbier-Mueller, 70.2001.27.108

En el pueblo Batak, las relaciones hombre-mujer se expresan, entre otras formas, por el acto del tejido. Los hilos de urdimbre (dispuestos a lo largo) están relacionados con el elemento femenino, mientras que los hilos de trama (dispuestos transversalmente), con el masculino. Los tejidos simbolizan la fusión lograda entre el mundo masculino y el mundo femenino. Los tejidos pinunsaan y ragidup son bienes que el clan que entrega una mujer ofrece al clan que la recibe. Son como la novia toba, que es llamada en sentido figurado “la prenda que no se gasta”. Se supone que la tela asegura la fecundidad y el bienestar a quien la recibe. El tejido era el más importante de los tejidos rituales batak, junto con el , del que se diferencia por la técnica. En el caso del pinunsaan, los extremos color crudo están cosidos, y no tejidos, a la parte central. Las dos partes que se encuentran en los extremos de la pieza central se consideran como lo masculino y lo femenino. La parte masculina está compuesta de motivos triangulares alargados baoa, mientras que la parte femenina se reconoce por los rombos boru boru. Los tejidos batak son considerados como objetos “femeninos”, ya que son tejidos y transmitidos por las mujeres, y pasan, como en el caso de las desposadas, del que entrega la mujer – clan femenino – al que recibe la mujer – clan masculino. Cuando muere la madre, pertenecerán a la hija. No existe ningún otro tejido batak que represente con tanto virtuosismo los principios de tripartición del mundo y la oposición masculino-femenino.