Changer de langue :

17 abril

feminidad, fecundidad

En las culturas no occidentales, las efigies femeninas a menudo representan ancestros.

Con respecto al mundo de los espíritus, de un más allá del que ellas son las figuras tutelares, también representan diosas-madres o divinidades hoscas, protectoras, soportes de sabiduría, nobles o hieráticas, graciosas o sensuales, frecuentemente símbolos de fecundidad.

En cuanto a la imagen de la maternidad, recurrente fundamentalmente en el arte africano, remite a la idea de perpetuación del linaje o del clan, y de transmisión de los conocimientos.

  • Gancho

  • Escultura antropomorfa

  • Efigie conmemorativa

  • Tejido ceremonial

  • Hombre maam atacando a una mujer embarazada

  • Estatuilla de representación de una mujer y su hijo

  • Estatuilla de representación de la diosa Kankalinmata

  • Manasa, la diosa de las serpientes

  • Máscara antropomorfa

  • Máscara antropo-zoomorfa

  • Maternidad

  • Maternidad

  • Máscara yelmo

  • Estatuilla femenina

  • Sostenedora de copa

  • Figura del teatro de sombras, Sita bajo su árbol

  • Muñeca ritual

  • Chalchiuhtlicue

  • Estatuilla antropomorfa: maternidad

  • Figura femenina jorobada

  • Estatuilla femenina


Estatuilla femenina

Estatuilla femenina

Estatuilla femenina, Cultura valdivia, Ecuador, provincia de Guayas 4° y 3er milenio a. C., terracotta, donación Frédéric Engel, 71.1998.41.1

Las estatuillas femeninas Valdivia constituyen el arte plástico más antiguo del continente americano. Por lo general, son hechas de dos cilindros unidos, uno para la cabeza y otro para las piernas. La cara, estrecha, es coronada por una cabellera imponente en forma de “casco”. Los brazos van pegados a los costados del tronco o se cruzan sobre el torso, bajo los senos voluminosos. A veces, el pubis es señalado por una incisión en la arcilla. La mayoría de estas estatuillas están incompletas o quebradas, al parecer, intencionalmente. Por ello, algunos investigadores piensan que eran creadas para un uso único, después eran quebradas o botadas. Su gran cantidad podría ser el indicio de una utilización frecuente, tal vez en el contexto de rituales de fecundidad.