Changer de langue :

28 marzo

Notas

[1] La chaumière africaine ou Histoire d'une famille française jetée sur la côte occidentale de l'Afrique à la suite du naufrage de la frégate "La Méduse", Charlotte Dard; presentación de Doris Y. Kadish, Paris-Budapest-Torino: l'Harmattan, 2005. Bibliothèque de recherche DT 530.5 .A9 DAR

[2] Journal de Rose de Freycinet : campagne de l'Uranie (1817-1820) / según el manuscrito original acompañado de notas por Charles, Anotador, París: Société d'éditions géographiques, maritimes et coloniales, 1927. Réserve Rés.-F-L-B-001949

[3] Voyage de découvertes aux terres Australes : exécuté par ordre de Sa Majesté l'empereur et roi, sur les corvettes le Géographe, le Naturaliste, et la goëlette le Casuarina, pendent les années 1800, 1801, 1802, 1803 et 1804; [Historique] publié par dećret impérial, sous le ministère de M. de Champagny et rédigé par M. F. Péron, Louis Claude de Saulces de Freycinet, Charles-Alexandre Lesueur, Martin Petit Nicolas Imprimeur Paris : De l'Imprimerie impériale, 1807-16. Réserve A 200302 v.2 ex.2 DU 99 F 89 v. 1 DU 99 F 89 v. 2 DU 99 F 89 Atlas v.1

[4] Promenade autour du monde pendant les années 1817, 1818, 1819 et 1820, sur les corvettes du roi l'Uranie et la Physicienne, encargadas por m. Freycinet, por J. Arago, dibujante de la expedición Paris: Leblanc, 1822. Réserve 1000 v.1 et 1000 v.2 1001 v.1 1001v.2

[5] Memorias de un hombre ciego Voyage autour du monde / par m. J. Arago, obra enriquecida por sesenta dibujos y notas científicas.  Tome premier [cinquième]) Paris : Hortet et Ozanne, 1839-40. Réserve Rés.-MH-L-A-004730 Rés.-MH-L-A-004731 Rés.-MH-L-A-004732 Rés.-MH-L-A-004733 Rés.-MH-L-A-004734

[6] A travers l'Arménie russe : Karabagh, Vallée de l'Araxe, Massif de l'Ararat, B. Chantre, Paris : Hachette, 1892
Mediateca de estudio e investigación, MH-L-B-000893
A travers l'Arménie russe..., B. Chantre, Paris : Hachette & Cie, 1893, Angers : Arcob, [19..?]
Mediateca de estudio e investigación, MH-L-B-000953 et MFL 54
Fotografías de su marido Ernest Chantre conservadas en la iconoteca del musée du quai Branly

[7] Manuales de objetos y de fotografías conservadas en el musée du quai Branly

[8] Idem, cf. Nota 7

[9] Idem, cf. Nota 7

[10] Parmi la jeunesse russe : de Moscou au Caucase, Ella Maillart ; Préf. de Luc Durtain  Mediateca de estudio e investigación, MH-L-A-003014

[11] Des Monts Célestes aux Sables Rouges, Ella Maillart, Paris : B. Grasset, 1934

Mediateca de estudio e investigación, MH-L-A-013441 et MH-L-A-013442

[12] Oasis interdites de Pékin au Cachemire : ilustrado con 32 páginas fuera del texto en huecograbado y mapas, Ella K. Maillart, París: B. Grasset, [1937]

Mediateca de estudio e investigación, MH-L-A-010865 et MH-L-A-010773

[13] Para una presentación completa del recorrido de Germaine Tillion y Thérèse Rivière, ver el artículo de Sarah Frioux-Salgas y Carine Peltier

[14] Ibidem, Nota 7, colección Inventario 71.1936.2 y colección 71.1937.9

[15] ver el catálogo de la documentación museística y de los archivos 

[16] Ibid. Nota 7

[17] Communications au Premier Congrès de préhistoire d'Extrême-Orient, Hanoi Janvier 1932, Hanoi : impr. d'Extrême-Orient, 1933

Mediateca de estudio e investigación, MH-L-B-004205

Mégalithes du Haut-Laos (Hua Pan, Tran Ninh), Mlle Madeleine Colani, Paris : El arte y la historia de las publicaciones, Impr. 1935

Mediateca de estudio e investigación, MH-L-B-004199 y MH-L-B-004200 y B 20181 v.26 y B 20181 v.25

[18] Prières accompagnant les rites agraires chez les Mu'ỏ'ng de M̃ú'c: tesis complementaria para el doctorado en letras presentada en la facultad des Letras de l'Université de Paris, Jeanne Cuisinier, Hanoi: École Française d'Extrême-Orient, 1951

Mediateca de estudio e investigación, MH-L-B-005881 et MH-L-B-005882 et DS 578.55 .Muon CUI et B 20181 v.33 Réserve, Rés.-N-B-000396

Les Mu'ò'ng : géographie humaine et sociologie : tesis doctoral de letras presentada en la facultad de Letras de l'Université de Paris, Jeanne Cuisinier, París: [Institut d'Ethnologie], 1946

Mediateca de estudio e investigación, B 16249 y N-B-000883 y N-B-000579 y DS 536.55 .Muon CUI y MH-L-B-005796 Réserve Rés.-MH-L-B-005800 y Rés.-MH-L-B-005799

Les Mu'ò'ng : géographie humaine et sociologie : Obra publicada con el concurso de la Investigación científica colonial, Jeanne Cuisinier, París: Institut d'ethnologie, 1948

Mediateca de estudio e investigación, GN 2 P252 v.45 y MFL 79

[19] Sumangat : l'âme et son culte en Indochine et en Indonésie, Jeanne Cuisinier ; pref. Louis Massignon, Paris : Gallimard, 1951

Mediateca de estudio e investigación, N-A-000505 y N-A-001642 y MH-L-A-012291 y MH-L-A-012292 y DS 505.5 .R3 CUI

[20] Otro relato de misión de J. Cuisinier: Journal de voyage : Malaisie (1933), Indonésie (1952-55), Jeanne Cuisinier ; fragmentos editados por Daniel Perret, París: Association Archipel, 1999

Mediateca de estudio e investigación, 50432 y A 47602 y A 47603

[21] Danses magiques de Kelantan, Jeanne Cuisinier, Paris : Institut d'ethnologie, 1936

Mediateca de estudio e investigación, Usuels GN 2 P252 v.22 y MH-L-B-008957 y MH-L-B-008958 y N-B-000323 y B 8391

[22] Ibid. Nota 7

[23] Danses cambodgiennes, d'après la version originale du Samdach Chaufea Thiounn ; revisada y aumentada por Jeanne Cuisinier, ilustraciones de Sappho Marchal, pref. por M. P. Pasquier, Hanoi: Imp. d'Extrême-Orient, 1930

Mediateca de estudio e investigación, MH-L-B-008964 y MH-L-B-008965

sobre las mujeres viajeras

una presentación de las colecciones del musée du quai Branly

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
tienda de lanternas de papel aceitado para la fiesta de los niños © musée du quai Branly, foto Colani, Madeleine

En la historia de los viajes, las mujeres suelen permanecer olvidadas o desconocidas. Algunos recuerdan viajes de marinos y de exploradores, del Grand Tour de los jóvenes aristócratas de los siglos XVIII y XIX. Sin embargo, es evidente que los hombres no han tenido el privilegio de realizar viajes lejanos o peligrosos.

Históricamente, las mujeres han viajado en solitario, en grupos o acompañando a viajeros. Estas peregrinaciones, voluntarias o impuestas, tienen múltiples razones. Pueden ser lúdicas como la migración de las aristócratas europeas, entre temporada de las aguas y visita de Suiza o Italia. Son económicas para las esposas de colonos o las giras de actrices. Las prácticas religiosas también hacen viajar a misioneras religiosas o a los emigrantes que huyen de conflictos religiosos. Motivos políticos desplazan a las jóvenes aristócratas casadas al otro extremo de Europa o a activistas de la política, forzadas al exilio voluntario o forzoso. Más tarde, con la venida del siglo XX, las primeras mujeres «científicas» no dudaron en ir sobre el «terrerno» etnográfico.

En sus peripecias, las mujeres, observadoras expertas, provocan encuentros, recogen y, en algunos casos, coleccionan objetos desconocidos e insólitos, relacionados con prácticas extranjeras de costumbres occidentales. Otras desvelan sus aventuras en relatos impresos. En cuanto a las más rigurosas, cuentan, coleccionan y documentan los objetos seleccionados con vistas a un posible regreso a su país. Así se explica la variedad y la riqueza de las colecciones trasmitidas por las mujeres. 

Los objetos, fotografías, dibujos, textos impresos o registros, todas las colecciones de estos viajes pueden rastrear e ilustrar algo de la historia de las mujeres viajeras. Estos objetos « recuerdos», restituciones de los viajes o colectas de las misiones científicas también ponen en perspectiva las condiciones materiales de los viajes, repartidas entre el peligro y la incomodidad de viajes, los descubrimientos de países desconocidos y encuentros humanos.

Mediante el estudio de las colecciones, también es posible identificar las razones que llevan a las mujeres a viajar o sus centros de interés, como la condición de las minorías y la educación de las mujeres.

La variedad de situaciones y personalidades impide establecer una clasificación precisa de las mujeres viajeras. Sin embargo, es posible establecer varios retratos tipo: científicos, antropólogos y arqueólogos, precedidos todos los demás viajeros.

Ver también la bibliografía «mujeres viajeras»

relatos de viaje con iconografía de las primeras mujeres viajeras

Las colecciones del musée du quai Branly presentan los viajes de mujeres desde el siglo XIX. Es la época en que los hombres recorren el mundo, exploran, conquistan y elaboran inventarios y mapas. Las mujeres comienzan a escribir y comparten el interés de los relatos de viajes y de exploración. Colaboran en periódicos como La Revue des deux mondes o Le Tour du monde para publicar sus aventuras, a menudo en folletines.

Asimismo, es indispensable citar a Charlotte Dard y su relato La chaumière africaine ou Histoire d'une famille française jetée sur la côte occidentale de l'Afrique à la suite du naufrage de la frégate "La Méduse"[1]. Charlotte Dard fue rescatada de la fragata "La Méduse'', que se hundió en 1816 cerca de la costa de Senegal. Ciento cincuenta personas se embarcaron en barcos improvisados que derivaron durante diez días. Esto es lo que pinta Géricault en la Balsa de la Medusa.

Esta autobiografía es un hermoso testimonio de la vida, lleno de sorpresas, sobre Charlotte Dard, su carácter y su visión de las relaciones armoniosas en las colonias. Ella cuenta tanto el naufragio como su vida en África. Tiene 18 años en el momento de su salida hacia África, 26 años cuando comienza a escribir. Estigmatiza el desastre que supone esta aventura colonial: la ruina de su padre, sus intentos por sobrevivir como granjera junto con sus hermanos mestizos. En un momento en que Francia se niega a abolir la esclavitud e implanta las exigencias del orden colonial, Charlotte ve el futuro en los intercambios recíprocos con los senegaleses y justifica la decisión de su padre de proteger a los esclavos fugitivos, lo que sitúa a su familia al margen de la sociedad blanca.

Es el único testimonio de una francesa que vivió en el África negra en ese momento. Este texto, publicado en 1824, será olvidado durante casi 2 siglos.

Un segundo relato apasionante es el de la impertinencia elegante de Rose Pinon de Saulces de Freycinet.

El 17 de septiembre de 1817, Rose de Freycinet, de 23 años, se embarca clandestinamente en un barco de la marina nacional, l’Uranie. Se disfraza de hombre y actúa con la complicidad de su marido, comandante del barco.  Será la primera mujer superviviente de una circunnavegación, después de un naufragio en Tierra de fuego.

El capitán es absuelto en Consejo de guerra gracias a las colecciones que aporta al Museum de tal riqueza que son necesarios 20 años de trabajo para poder publicarlas. También gracias a la vuelta sana y salva de su mujer.  Rápidamente menospreciado en el ámbito científico, el viaje de l'Uranie suscita un interés por la presencia de Rose.

En esta aventura, tres puntos de vista dan testimonio de la expedición. El diario de Rose de Freycinet[2] es el resultado de una reorganización de cartas a una prima que no estaban destinadas a ser publicadas. El tono de los pasajes conservados para la publicación es el de la correspondencia mundana, poco espontánea.

Las observaciones de Rose de Freycinet siguen siendo útiles para completar los relatos oficiales, el diario de su marido [3] y el del dibujante de a bordo Jacques Arago [4]. Este último multiplica las anécdotas de viaje que ilustran el valor de la señora Freycinet. Así concluye el capítulo en forma de homenaje fúnebre que este le dedica en el momento de su muerte por la epidemia de cólera de 1832.

Cuando ella desembarca, y durante la escala en Guam, Rose de Freycinet no duda en observar para poder restituir en numerosas páginas todo lo que la ha impresionado. Sus observaciones son mucho más agudas que el relato de Arago.

Las colecciones abordan la iconografía con una serie de dibujos sobre Tahití de Adèle de Dombasle [5]. Los dibujos datan de 1847-1848. Ella sigue a Edmond de Ginoux de La Coche, periodista republicano y anti-colonialista feroz, a la isla de Papeete. Recopila objetos en Polinesia y constituye el fondo del «Musée Ginoux» ,conservado en el musée de Cannes. Los dibujos de Adèle de Dombasle reflejan su mirada benévola de los tahitianos. Ella realiza los retratos de reina, rey y jefes que conoce en Tahití, pero también dibuja canoas o a una vendedora de zapatos de Valparaíso.

En 1890, la señora B. Chantre acompaña a su marido Ernest, arqueólogo y antropólogo, durante 5 meses a Armenia y después a Turquía durante 6 meses. Sus relatos están llenos de comentarios sobre las costumbres, los pueblos, las especialidades y los monumentos. Ella describe los trajes y cuenta sus dificultades para tomar las medidas antropométricas de la mujer. Es interesante comparar el relato de viaje, publicado en el Tour du monde [6], en 1891, con las 259 fotos que conservamos firmadas por su marido.

En cuanto a Alexandra David Neel, sus primeros viajes son fugas de niña. A partir de 1890-1891, viaja durante varios años por Asia y consigue entrar en Lhasa en 1924, una hazaña que la da a conocer al mundo entero. Con 100 años y medio, unos meses antes de su muerte, solicita la renovación de su pasaporte.

Sus colecciones de objetos y fotografías [7] dan testimonio de su búsqueda mística y su gran conocimiento de las religiones orientales. Las fotografías representan ceremonias religiosas, retratos de monjes, vistas de monasterios, y también escenas de mercados o retratos de soldados y de notables. Entre los 200 objetos conservados, hermosas piezas de textiles y objetos rituales budistas provienen del Tíbet, de China o de Japón.

Personalidad muy apasionante, Odette du Puigaudeau [8] posee una trayectoria muy original. Se convierte en etnóloga después de haber sido estilista, periodista y dibujante. Sus primeros trabajos de etnóloga son las condiciones de trabajo de los marineros bretones antes de establecerse en Argelia y recorrer el desierto del Sahara, en 1934, en compañía de su amiga, la pintora Marion Sénones. Sus colecciones representan más de 150 objetos de la vida cotidiana: bolso de viaje, adorno de tienda, manuscritos teológicos, sandalias, silla de montar o bolsa de tabaco. A estas se unen los archivos de colectas de estos objetos. Además, más de 150 fotos muestran tiendas de campaña, cuevas, patios de casas o paisajes de desierto. Todo su trabajo etnográfico, científico y literario constituye un homenaje a los pueblos del Sáhara Occidental.

Los viajes de Ella Maillart la han convertido en una escritora, fotógrafa, periodista y aventurera. Ella descubre la joven Unión Soviética y Asia Central antes de emprender un viaje a China, en 1935, desde Pekín hasta Srinagar. En 1939, viaja con Annemarie Schwarzenbach en Ford a través de Afganistán. Pasa cinco años en un ashram en India antes de convertirse en guía turística en todos los países en los que vive.

El museo conserva sus fotografías de Nepal y Uzbekistán; las más antiguas datan de 1932[9]. En 1935, vende algunos objetos de China y Manchuria al musée de l’Homme, que estaba en construcción.

La biblioteca del museo conserva también primeras ediciones de Parmi la jeunesse russe : de Moscou au Caucase [10] que datan de 1932 y Des Monts Célestes aux Sables Rouges [11] editado en 1934. Conocemos su viaje a China gracias a su libro Oasis interdites : de Pékin au Cachemire, une femme à travers l'Asie centrale en 1935 [12], que proviene de la biblioteca de Thérèse Rivière.

tesis en colectas de objeto documentadas de viajeras científicas

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Retrato de Thérèse Rivière © musée du quai Branly, foto Jacques Faublée

Citando a Thérèse Rivière, aparecen los recorridos de mujeres científicas que viajan para consolidar sus trabajos de investigación.  Entre ellas, Thérèse Rivière y Germaine Tillion, Madeleine Colani y Jeanne Cuisinier.

Hermana de Georges-Henri Rivière, Thérèse Rivière parte en misión a Argelia, de 1934-1936, con Germaine Tillion [13].

De la misión en Aures, Thèrèse Rivière trajo 857 objetos y Germaine Tillion 130[14]. Las fichas museísticas de cada objeto son redactadas por Thérèse Rivière con mucho rigor: los nombres de artesanos conocidos también figuran en ellas, así como una foto que muestra las etapas de fabricación y el uso de los objetos.

Los objetos y fotografías seleccionados presentan las construcciones locales del hábitat, o técnicas agrarias, con tomas de vista de eventos: bodas, siembras, circuncisiones, etc. Los archivos [15] de Thérèse Rivière reúnen una veintena de cuadernos de campo, el cuestionario lingüístico de la misión, un conjunto de dibujos realizados por los habitantes de varios pueblos, el informe de la misión, las publicaciones propuestas y los textos de algunas conferencias. También reúnen algunos documentos relacionados con otras misiones que realizó unos años más tarde, todavía en Argelia.

De un continente a otro, según los asentamientos coloniales franceses del período de entreguerras, Indochina es el escenario de las investigaciones de Madeleine Colani y Jeanne Cuisinier.

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Los dos hombres llevan collares de plata, la mujer un collar y pendientes de plata © musée du quai Branly, foto Colani Madeleine

Es Paul Doumer el que llama a Madeleine Colani para ir a Indochina. Paralelamente a sus misiones de profesora de Historia natural, obtiene un doctorado en ciencias de universidad y de Estado. En 1929, es responsable de misión para el EFEO, realiza descubrimientos de restos humanos, efectúa numerosas giras en las provincias indochinas y publica una serie de artículos de etnología comparada.

Deja 349 imágenes [16]: cerámicas, grupos étnicos minoritarios, retratos de mujeres o de niños. También muestra escenas de la vida cotidiana, tan variadas como funerales o técnicas de transporte de la sal. Aporta más de 2 000 objetos que las complementan: cestos, joyas de mujeres, textiles, juguetes, instrumentos musicales tradicionales. Los registros de obras, conservados en los archivos, atestiguan una entrada en las colecciones en 1933 y 1935. La biblioteca conserva de ella sus escritos sobre la prehistoria en Vietnam, en Laos [17].

Otra científica excepcional, Jeanne Cuisinier es alumna de Marcel Mauss y se especializa en etnología de Asia del Sureste. Su trabajo se centra sobre todo en los mường [18] de Vietnam. Su obraSumangat [19] explora las representaciones y los cultos de los espíritus en Asia del Sureste, en especial en la Indochina francesa y en Indonesia [20]. Su libro Danses magiques de Kelantan [21] estudia las danzas mágicas de Malasia.

1 967 fotos muestran la riqueza de los descubrimientos y de los encuentros de sus misiones en 1937-38 y en 1955. Mezcla retratos de personas que había conocido o eventos incongruentes de su periplo con las fotografías de sus temas de investigación: ceremonias, artesanía, fabricación de marionetas, trabajo de mujeres o bailes. Entre los más de 1 200 objetos [22], teatros de sombras chinescas, modelos reducidos, joyas, textiles o instrumentos musicales son notables por su diversidad y la calidad de su ejecución. En cuanto a los libros impresos, conservamos sus Danses cambodgiennes [23], editados en Hanoi en 1930.

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
Fotografía que pertenece a la serie "Ruby's Room" © musée du quai Branly, foto Anne Noble

 

Las colecciones del musée du quai Branly siguen enriqueciéndose con fotografías contemporáneas, objetos y archivos, como las fotografías de ritos y ceremonias de los malinke en Mali, firmadas por Agnès Pataux. Asimismo, las exploraciones de Anne Noble, fotógrafa australiana, en honor de la bienal de fotografía Photoquai realizada en 2007 y cuyas fotos han viajado hasta nosotros.