Changer de langue :

30 octubre

Jean-Michel Huguenin

Jean-Michel Huguenin es uno de los principales galeristas del barrio de Saint Germain des Prés.
Desde hace más de cuarenta años, este descubridor discreto colecciona con pasión arte de África, América, Oceanía y Asia.

Su galería Majestic se encuentra en el 27 de la rue Guénégaud, en el distrito 6 de París.

Desde 1964, un total de veintisiete piezas procedentes de la galería de Jean-Michel Huguenin se han incorporado a la colección del Musée de l'Homme, al Museo Nacional de artes de África y Oceanía y del musée du quai Branly.
De estas veintisiete piezas, tres fueron donadas:

  • Una estatuilla de madera bena lulua (Congo), donada en 1964 al Musée de l’Homme
  • Una pequeña cabeza makonde (Tanzania), donada en 1969 al Musée de l’Homme
  • Y, sobre todo, un objeto excepcional donado al musée du Quai Branly en 2006: un objeto de culto boli. Está expuesto en la colección permanente del museo en el itinerario África.
animal sagrado de Kono - Click para ampliar, abre en ventana nueva
animal sagrado de Kono – boli (Mali), Finales del siglo XIX – comienzos del siglo XX,
animal sagrado de Kono - Click para ampliar, abre en ventana nueva
donación de Jean-Michel Huguenin ,© musée du quai Branly, photo Patrick Gries

 

Descripción de este objeto de culto boli en el volumen Musée du quai Branly – La Collection (Skira Flammarion, 2009):

 

"El galerista y coleccionista Jean-Michel Huguenin poseía esta pieza desde hacía tiempo, habiéndola adquirido en Mali en 1972.
Este objeto tiene dos "hermanos" en el musée du Quai Branly, uno de los cuales procede de la colección del Musée de l'Homme y el otro del Museo de Artes de África y Oceanía.

Lo que más se conoce de estos extraños objetos llamados boli es la historia de su aparición en las colecciones europeas, gracias a las publicaciones de Michel Leiris (reportaje de la famosa expedición Dakar-Yibuti, dirigida por Marcel Griaule, que "recolectó" 3.500 piezas para el museo del Trocadero y narrada por Leiris en la obra L'Afrique Fantôme (África fantasma). En lo que respecta al boli traído en aquella época, Michel Leiris no ocultó la brutalidad de la "confiscación". 
En cuanto al culto del Kono del que forman parte los boliw (plural de boli), sigue siendo muy mal conocido.
El boli permite captar, acumular y controlar una energía vital, el nyama, una especie de fuerza natural y espiritual. Objeto sagrado supremo de los pueblos bamama (Mali), se conserva en un santuario, protegido de las miradas de los no iniciados.
En sentido estricto, se trata menos de una escultura que de un ensamblaje, ya que el objeto está formado, de acuerdo con un simbolismo y un ritual muy complejos, de una amalgama de fragmentos diversos: madera, corteza, hojas, tierra, cuero, hilo de algodón, huesos, pelos, garras, colmillos, sangre y otras partes de cuerpos de animales y seres humanos, como placenta, falanges, etc.
Con el fin de que estos verdaderos condensados de fuerzas minerales, animales y vegetales actúen, deben ser adulados mediante palabras activas, mantenidos con sutiles espolvoreamientos y alimentados con sangrientos sacrificios.
La pátina costrosa, hecha de crema de mijo y de sangre seca, así como de polvos vegetales y nueces de cola masticadas y escupidas con ocasión de los rezos y sacrificios dirigidos al Kono certifica la antigüedad y la fuerza del objeto.
Esta mezcla de materia orgánica confiere al boli una forma difícilmente identificable: el aspecto es zoomorfo, pero no hace referencia a ningún animal en concreto. Según algunos especialistas, el boli donado por Jean-Michel Huguenin no es otro que el Makongoba, identificado como "fetiche real" del Estado de Segou (1652-1862); pero otros lo llaman Watiriwa.

Como hecho notable hay que señalar que este boli horrorizaba a los misioneros, pero fascinó de inmediato a los artistas de las vanguardias de la década de 1930, en particular a los surrealistas. Su carácter provocador, misterioso, fetiche, cosificado, brujo, poseído por los temas del sacrificio, tiene sin duda mucho que ver: es un objeto hada, que se presupone interesante, incluso conceptual, sin que sea obligatoriamente necesario explicar la razón".