Changer de langue :

28 mayo

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva

 

Gradhiva n°3

junio de 2006

144 páginas, 16 páginas en color

Precio de venta al público: 18 €

 - Click para ampliar, abre en ventana nueva
«Shon-ta-ye-ga» - Pequeño lobo. Encargo del rey Louis-Philippe tras haber presenciado el espectáculo de danza de la compañía india de George Catlin en el Louvre en 1845. Pintura al óleo 81 x 65 x 2,5 cm, 2065 g.
La danza del águila. Encargo del rey Louis-Philippe tras haber presenciado el espectáculo de danza de la compañía india de George Catlin en el Louvre en 1845. Pintura al óleo 81 x 65 x 2,5 cm, 2065 g.

Gradhiva n°3

verano de 2006: Del Lejano Oeste al Louvre, el museo indio de George Catlin

Este número está totalmente consagrado a la presentación en París, en 1845, del «Museo Indio» de George Catlin, compuesto por una galería de retratos realizados por este pintor, una colección de objetos y representaciones de indios, de los cuales algunos hicieron el viaje junto a él. La publicación del número 3 de Gradhiva, en junio de 2006, coincide con la inauguración del museo del quai Branly. Dichosa coincidencia puesto que la Indian Gallery de Catlin fue el primer verdadero museo de antropología abierto al público en París —alojado primero en el Museo del Louvre y, posteriormente, en la sala Valentino de París—.

Este documento brinda la oportunidad de volver a descubrir un proyecto etnográfico y museográfico único, recientemente vuelto a sacar a la luz en Estados Unidos, subestimado y casi olvidado en Francia. Sin embargo, en el siglo XIX tuvo un impacto considerable: de Baudelaire a George Sand, pasando por Delacroix, Gautier y Nerval, la fértil generación de los románticos no dejó pasar inadvertidos a los indios expuestos por Catlin. Las huellas de la representación del indio que deja este acontecimiento se encuentran también en la cultura popular, los periódicos y las imágenes de Epinal. Finalmente, el «Museo Indio» de George Catlin se inserta por muchas razones en la historia de la constitución de los museos de ambos lados del Atlántico.

Resumen

Daniel Fabre: Catlin vu d’Europe, présentation (Catlin visto desde Europa, presentación)

Claude Macherel: Genèse d’une arche américaine pour les Indiens (Génesis de un arca norteamericana para los indios)

 

¿George Catlin, pintor estadounidense? Sin duda, ¿pero en qué sentido? En su época (1796-1872), únicamente existían dos clases de estadounidenses en el continente: los indios nativos y los colonos de origen europeo. Desde pequeño, Catlin se encontró en la confluencia de dos corrientes. Yanqui por filiación, educación y temperamento, recibió muy tempranamente el aporte decisivo de las fuentes indias. El muchacho no se dejaba dividir. Su historia y la de los suyos, ligadas a la concepción sangrienta de la nación estadounidense, lo incitaron a participar en el desafío de conciliar estas dos partes encontradas. Así, cuando llegó a la edad adulta, Catlin aceptó el reto y concibió la descabellada idea de reunir todo lo que pudo en una colección nacida de su esfuerzo: la Indian Gallery. Una vez que completó la obra, la mantuvo con vida hasta arruinarse y no dejó de identificarse con ella hasta su último suspiro.

 

El continente es occidental; es un arca de memoria. La Indian Gallery restablece un modelo del arca mítica del Génesis, para salvar su valioso contenido de la desaparición, del olvido: grandes partes de la cultura india, imágenes de miles de indios, otros tantos objetos, rostros y usos que la oleada conquistadora del oeste iba a engullir poco después. Sin embargo, la pintura no describe completamente a este hombre. Independiente y obstinado, ávido de renombre, pero comerciante mediocre, Catlin también era cazador, navegante, etnógrafo, escritor, museógrafo y realizador de cuadros vivientes. Con amerindios reales, naturalmente.

Patricia Falguières: Catlin, la peinture et l'« industrie du musée » (Catlin, la pintura y la «industria del museo»)


¿Y si Catlin fuera en verdad, como lo afirmó él mismo en varias ocasiones, ante todo un pintor de la historia? ¿Y un pintor de la historia europeo? El espectáculo se impuso a los artistas anglosajones en torno a 1800, como una exigencia intrínseca a la práctica del arte, en una ocasión tan particular como olvidada: la desintegración de las estructuras académicas que dirigían hasta ese momento el desempeño y la acogida del arte. Simultáneamente, se abren entonces dos caminos a toda persona que ejerce el arte: Por un lado, el de los despliegues espectaculares e inéditos de la pintura que ilustran cuadros en movimiento, perspectivas, dioramas, etc. Por el otro, el del mundo del espectáculo llamado aún museum industry: la industria de la exposición, un área cultural dudosa, donde teatro, atracciones y «museos» vuelven a animar, en el contexto de las metrópolis modernas, la anticuada economía de los cuartos de maravillas del renacimiento. Una etapa de la historia cultural de Europa, de la que no queremos saber más. Daniel Fabre, l'effet Catlin, Paris, 1845-1846 (el efecto Catlin, París, 1845-1846)

La presentación en París del «Museo Indio» de George Catlin, de mayo a septiembre de 1845, y poco después, en marzo de 1846, de dos de sus retratos de Indios en el Salón anual, no provocó solamente la curiosidad general, sino que tuvo un efecto inmediato en la joven generación de artistas. En este museo-espectáculo y en esta pintura encontraron un nutriente inesperado para construir una nueva estética en la que desempeñaba un papel principal «el otro arte», es decir, todas las formas de creación excluidas a priori del área académica. El artículo compara las reacciones de Théophile Gautier, George Sand, Gérard de Nerval, Champfleury y Baudelaire, visitantes asiduos del Museo. Estos artistas reconocían el aporte de Catlin, aunque se oponían al sentido de «salvajismo» que descubrieron. ¿Pertenecía acaso al ámbito de lo primitivo, de lo primordial o de la esencia del arte?

Gaëtano Ciarcia: Impressions d'Europe, les Indiens de la galerie Catlin du Far West au Far East (Impresiones de Europa, los indios de la galería Catlin del lejano oeste al lejano este)


Durante el periodo 1839-1848, en algunas de las principales ciudades europeas, se presenta un «museo» itinerante compuesto de objetos etnográficos y de cuadros, recogidos y realizados por el pintor estadounidense George Catlin. La presencia de varios grupos de «pieles rojas» da vida a esta galería que forma parte de la lógica del sometimiento colonial, conjugándose según un estilo en que la producción de una autenticidad salvaje ya es el producto de una adaptación en marcha. Catlin muestra los actores indios como testigos exóticos de las costumbres «civilizadas». Su adhesión explícita o inconsciente al espectáculo de la dominación del hombre blanco en América inunda sus posiciones morales —teatrales y museísticas— representando el tema del choque cultural. Al mismo tiempo, en esta «reserva india» móvil y permeable, la exposición de la «tradición» es, a la vez, una idea antigua y un recurso económico y simbólico moderno en el que los indios invierten. El dinamismo de los individuos comprometidos en esta iniciativa comercial explica la necesidad de mostrarse como entidad folclórica. Frédéric Maguet: Des Indiens de papier, entre réception royale et réception populaire (Indios de papel, entre recepción real y recepción popular)

En 1845, la presentación del museo itinerante de George Catlin y el espectáculo ofrecido por los iowas son inmediatamente difundidos por la revista L’Illustration y, posteriormente, por las imágenes de Epinal. En un siglo que conoce la llegada de la imagen a todos, estos dos vectores causan un vuelco total de la representación de los amerindios por parte del público francés. El proceso, ya empezado con la visita de los Osages en 1827, consiste en un cambio profundo del modo de formación de los estereotipos visuales. Una imagen que pretende ser realista, ya que incluye aspectos realmente observados, va a entrar en un juego de coexistencia y de sustitución con la imagen alegórica clásica del «salvaje de América». Como testimonio directo, la imagen del indio según Catlin es el resultado de la recomposición de aspectos, motivos y situaciones que producen una representación asimilable por el público, hoy aún ampliamente vigente.

entrevista

Quand Delacroix croqua-t-il des Ojibwas ? (¿Cuándo Delacroix dibujó a los Ojibwas?) Entrevista de Arlette Sérullaz con Claude Macherel

documentos y material

- George Catlin, Le musée de l'humanité (El museo de la humanidad) (traducción de Patricia Falguières)
- Maungwudaus, compte rendu «des Indiens chippewas qui ont voyagé parmi les Blancs» (informe «los indios chippewas que viajaron al país de los blancos») (traducción de Claudie Voisenat)
- George Catlin, Journal (Diario), fragmentos (traducción de Claudie Voisenat)